lunes, 19 de abril de 2010

"El Hombre Coherente"




- Lo que yo no me explico bien, es la inseguridad que las posee a la hora de abortar. La idea principal es no ser madres, pero no son consecuentes y el feto se desarrolla y nace. Indeseado en principio, pero amado después. De mal gusto es aquella mujer que sin planearlo es desgraciada con semen y continúa adelante con esa cosa que no planeó. Por ello, es que admiro a las que sí abortan, cuantas veces se necesite. Excederse en la natalidad es antisocial.
¿Recuerdan las épocas de antaño, cuando las familias constaban hasta de diez o trece miembros? Qué locura es esa de preñar a una pobre mujer más de seis veces. ¿Qué comía el último al que le servían? En esos tiempos era medio posible que no aguantasen hambre... pero, ¿AHORA?
Los que carecen de amor propio tienen hijos para engañarse, Se destruyen a ellas mismas para luego convertirse en madres. Trece hijos con diarrea y un solo baño disponible.
Los años, me darán la Razón. Lo amas porque todavía es un niño y se deja moldear, pero espere que crezca y se enterarán en qué clase de lío se metieron al no abortar.