viernes, 4 de agosto de 2017

Soy como tú (Sad but true)

Soy como tú e igualmente como el resto de las personas. Tengo defectos, los que llamo propios, pero igualmente, sé que puedo tener y sacar a relucir todos los defectos humanos del mundo, y no es que estén dentro de mí, sino que, están ahí, afuera, en la posibilidad, por así decirlo, en el aire, en el tiempo y en el espacio… las circunstancias provocarán que los errores y las fallas salgan de mí eventualmente, cuando sea necesario. Lo que menos anhelo es la perfección.

La gente por lo general juzga, critica a la gente pues ven en las demás personas defectos que ellos piensan que no tienen, que les son ajenos, que nunca jamás van a ser como los otros, por lo cual hay una especie de separación, de supuesto alejamiento, una sensación de no-ser malo, no-ser egoísta, no-ser ladrón, no-ser prepotente, no-ser borracho, drogadicto, fumador, asesino, engreído, petulante, y un montón de etcéteras.   Pero en lo personal, en las maneras del ser, sé que cualquier actitud humana, no importa lo despreciable que ésta sea, me pertenece, cualquier acto negativo, feo, censurable, equívoco está dentro de mis posibilidades humanas, pues no me creo ese tipo de ser que lo malo le es totalmente ajeno. Y es por ello que no juzgo del mismo modo, y comprendo las acciones de la gente. Tú fumas, yo fumo, tú insultas, yo insulto, tú robas, yo también puedo hacerlo, no en el presente, ni en el pasado, pero tal vez sí lo haga en el futuro. Lo que quiero decir con esto, es que no niego que pueda ser igual a todos, en cualquier aspecto, no importa cuán horrible y aparentemente ajeno a la persona que hasta este momento he sido.

lunes, 12 de diciembre de 2016

Navidad de los pobres, qué porquería de Navidad




No necesito de Diciembre



No me interesa ni necesito la época de la Navidad, pues no me importan los regalos, ni las luces que en las calles, en las casas y en una variedad de lugares se disponen para, supuestamente, adornar, decorar, poner más bonitas las fachadas.

Yo no salgo a observar ese tipo de cosas ni disfruto de natillas, buñuelos, sancochos (sopa) cocinados con leña; no gusto de escuchar la música popular, parrandera, mucho menos villancicos; esas costumbres no las celebro, no asisto a eso que llaman novenas y donde los adultos y los niños cantan en lo que denominan “pesebre”. Afortunadamente mi casa no la adornan, no cambian los manteles de la mesa con símbolos navideños ni se cuelgan cosas extrañas en la puerta; en la casa no se ponen luces de colores ni árbol de Navidad, nada cambia, todo sigue siendo igual que en cualesquier otro mes del año.
No me arrepiento de nada, no pido disculpas ni me reconcilio con nadie, no hago llamadas estúpidas a seres queridos, no prometo nada ni me propongo metas para el año siguiente, ¿para qué, para luego no cumplir ni la mitad?
 
No pierdo mi tiempo saliendo a los lugares turísticos, dígase pueblito Paisa, Parque de Envigado, Sabaneta y si digo etcétera es porque no conozco o se me olvidan el resto de lugares y de situaciones que componen las costumbres y tradiciones de los demás...
Qué asco meterme entre una muchedumbre asquerosa para ver bombillos de colores agrupados, aparentando una figura, una imagen específica; o qué tal ponerme en esas de montar en la Chiva, ese emblemático medio de transporte, no gracias, qué pereza y que asco rodearme con un montón de escandalosos, malos borrachos y con música horripilante mientras recorrren la ciudad. 


Yo no necesito comprar ni recibir regalos, los llamados aguinaldos, ni comprar ropa nueva, y si que menos, mostrar, fanfarronear con esa ropa nueva y vestirme con ella en fechas específicas que la gente regularmente considera indispensables para su cotidianidad y para encajar en la sociedad que les dice que si no estrenan ropa, zapatos o lo que sea, están mal, son menos, son pobres, infelices, no encajan dentro de lo esperado por la gente que si le da valor e importancia desmedida a ello.


Yo vivo tranquilo sin cada una de esas acciones, ritos, costumbres, folclor, o como quieran llamarlo… intento huir de ese espectáculo espantoso que es el mes de diciembre, en especial en Colombia, en Medellín-Antioquia… donde parece que la felicidad está en el ambiente y los infecta y hasta los engaña, caen en la mentira haciéndoles creer y sentir que son más felices durante esos 31 días del último mes del año, pero en realidad nada ha mejorado, la porquería en sus vidas sigue igual, es una simple ficción de la que la mayoría participa con fervor y no es que ser feliz es malo… no, yo no afirmo eso, pero sinceramente, la gente es muy fastidiosa en navidad…. Ruido, pólvora, demasiada gente en las calles, sonrisas y amabilidad sumamente sospechosas….

Afortunadamente no voy de visita donde mis familiares ni ellos vienen a estorbar por aquí.

No nos reunimos los primos, ni los tíos, las tías, los abuelos y así es mejor, menos conversaciones por realizar y menos hipocresías, menos comida para preparar, menos desorden para limpiar, menos platos sucios, menos situaciones incómodas que aguantar por culpa de su llegada.
Prefiero la soledad, cada quien en su sitio, en su espacio, en su hogar, sin fastidiar ni comprometer a nadie.



Mi cuestión aquí es decir que, ninguna de esas acciones y modificaciones que suceden en diciembre son primordiales, esenciales; este mes yo lo vivo con normalidad, tranquilo, sin sobresaltos, sin necesidades inventadas e innecesarias…. Lo más lejos posible de las tradiciones.



Me importa un culo Santa Claus, Papá Noel, el niño Dios,  sin fiestas de 24 y 31 de diciembre, sin encender velas el siete y el ocho de respectivo mes, sin cantar villancicos, sin ir a primeras comuniones ni matrimonios, ni nada relativo a la religión… como dije antes, yo no consumo ni natillas, buñuelos, pavos, comida cocinada en la calle, no hablo con los vecinos, no soy hipócrita con la vecindad, no doy abrazos, no doy felicitaciones por el año, no quemo mis ollas ni tengo ollas de gran tamaño para cocinar con otros y para otros, lo que sin problema podría cocinar en mi estufa, en mi cocina a gas en vez de usar leña.

Y no es que sea un amargado como muchos pensarán, al contrario, mi vida es tan tranquila y soy tan alegre y satisfecho que no busco ni requiero ninguna de esas emociones que la gente encuentra en la navidad… para estar contento. A veces pienso que, mientras más música escuchan, mientras a mayor volumen ponen la música, se demuestra cuánto les falta eso o bailar para huir de su tristeza; y parece que es diciembre esa mentira, esa verdad a medias, esa farsa temporal que se apodera de su mundo, de la ciudad, del barrio, el mes que les permite soñar, auto-engañarse, fingir que no son unos tristes desgraciados, los mismos seres humanos con falencias, con una vida normal, con sus pros y sus contras.

En pocas palabras, para mí no existe la navidad porque no la disfruto como tal… no llevo a cabo esas acciones que se suponen debo realizar para vivirla al máximo. No soy partícipe de su locura colectiva, pero allá ustedes que si se llenan del ambiente decembrino como si no hubiese nada tan espectacular en el mundo.
En los niños podría incluso entender su emoción, pero no en un adulto.
Pero felicitaciones por ser tan influenciables y tan normales que, seguramente se suicidarían si esta festividad no existiera y les permitiera desahogar sus penas y dejarse llevar por un aparente ambiente de paz y de alegría.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

La paja en el ojo ajeno-Donald Trump-Nicolás Maduro




La paja en el ojo ajeno-Donald Trump-Nicolás Maduro


 la siguiente opinión proviene de mi gran ignorancia y debo admitirla desde el principio, antes de comenzar a escribir sobre este tema, ya que siempre que das una opinión contraría y negativa del Chavismo, Comunismo, Socialismo, Marxismo, etc. sin falta serás catalogado y tratado como un ignorante y un imbécil... así que, ya sabiendo esto... opinemos....

  bastante curioso, por no decir hipócrita y parcial hablar mal del nuevo presidente electo de Estados Unidos Donald Trump; llamarlo payaso sabiendo que en Venezuela tienen al mayor de los payasos gobernando pésimamente un país… y atacan a Trump y lo tíldan de inexperto e incompetente cuando ni siquiera ha comenzado a trabajar en la Casa Blanca. Me sorprende la parcialidad tan grande que sufren los de la Izquierda. Si hablamos de ignorante, incompetencia, de payasadas, de falta de preparación, no me explico cómo se hacen los idiotas para no cuestionar la estupidez de Nicolás Maduro. Ese si es un idiota de verdad, pero como es de los suyos, Comunista, Chavista, Marxista, como quieran llamarlo. A él si no lo ven con la misma mirada crítica, se enceguecen, omiten y callan todas las faltas y porquerías realizadas por sus líderes de Izquierda.
Y no se trata ni se debe confundir este escrito como una defensa al egocéntrico, megalómano de de Donald Trump. No, de eso no se me puede o debe acusar pues reconozco los defectos y los peligros potenciales, mas no reales todavía, del nuevo presidente electo. Todavía no ha sucedido nada, todavía queda por ver qué cosas cumple de sus políticas migratorias y la gran mentira de construir el muro divisorio con Méjico que, en realidad fue sólo una manera de llamar la atención, de ganar puntos, y votantes radicales. Y además, siendo sinceros, Trump no mintió cuando dijo que del extranjero venían delincuentes y gente de porquería, eso no es una mentira, es una generalización, pero no una total falsedad. 
Además, el peor enemigo que tiene Donald Trump es el mismo y cuando comience a ejercer su cargo veremos cuánto fracasa, cuántos errores e idioteces comete por sí mismo.

Los Revolucionarios parecen mágicamente olvidar, perdonar, excusar y justificar todas las cosas malas y equivocadas que hacen sus admirados dictadores de mierda.
¿Por qué no son capaces de atacar y de criticar duramente a sus gobiernos socialistas?... ahí sí se hacen los pendejos, los de la vista gorda, los que no se enteran de nada, los que niegan todo. Siempre un ataque contra sus sueños revolucionarios es un montaje, un plan de la oligarquía, una mentira alimentada por la extrema Derecha; resulta que nada de lo malo que conocemos gracias a los noticieros, Internet, Blogs, Artículos, videos, etc. Nunca es verdad, es un invento, una manipulación de los medios de comunicación, es un invento de los ricos, de los Burgueses de mierda…  pero mientras tanto Fidel Castro, Raúl Castro, Hugo Chávez y el resto de personas que apoyan sus métodos y sus opresiones, ellos,  son unas santas palomas, los salvadores del mundo, la respuesta, la verdad, jamás se equivocan y ninguno de sus crímenes son delitos pues están justificados por un ideal inmensamente superior, derrocar al Capitalismo, ver muertos a esos rubios, a esos malditos gringos…..
Irónicamente mencionan los atropellos que Donald Trump cometerá como presidente pero se olvidan de mencionar las faltas a la democracia, a las libertades personales, los presos políticos, las censuras, etc. Que diariamente ocurren en Cuba y en Venezuela, Corea del Norte.
En fin…   no deberían de decir nada pues tienen a un verdadero bruto y corrupto en su gobierno, que recordemos, ni siquiera fue elegido de manera democrática, fue puesto allí por el asqueroso, que afortunadamente ya está muerto, de Hugo Chávez….
 
Se molestan e indigan porque el puebo eligió a Donald Trump, pero de seguro saltarían de felicidad si un cabecilla de la guerrilla de las FARC terminara como presidente de Colombia. Y es que estoy seguro de que lo anhelan, lo desean con toda su alma roja, de Izquierda radical. Qué asco de contradicciones y absurdos apoya este tipo de individuos. Les parecería una maravilla ver a  Rodrigo Londoño alias Timochenko o cualquiera de sus compinches asesinos en el poder... qué cosas tan curiosas,¿no?

Si la economía de tu región es un asco, si tus políticas apestan y no respetan los derechos humanos, si su sistema no funciona adecuadamente, si en la práctica es un desastre, no tengan el descaro de hablar de payasos e ineptos en el poder ejecutivo....

No mires la paja en el ojo ajeno pues si vamos a señalar defectos,  sus gobiernos no se salvan.

jueves, 28 de abril de 2016

En realidad no eres ateo....



Dónde está su ateísmo si igual que los demás, el supuesto ateo también desea y piensa que es posible un mundo en paz, con justicia, sin maltrato animal, con políticos  sin corrupción, un mundo sin maldad, sin hambre, sin guerras, exento de desigualdades, de violencia extrema, de odio, de muerte… etcétera… pues me parece que, sin importar que se crean o sean ateos, igualmente desean cosas similares a los demás creyentes del planeta y lo peor, es que piensan que todo lo bueno puede llegar a suceder, que la gente va a mejorar, y que lo malo algún día se acabará… tienen esperanzas… !la locura!… pues yo pensaría que un no creyente, un ateo o como les dé la gana de llamarlo, no espera nada bueno de la gente, ni puta mierda de la humanidad, el ateo debería ser alguien que acepta las cosas como son, así, podridas e injustas…. Sangrientas, dolorosas e inexplicablemente absurdas y caóticas…  ¿qué hace un ateo esperando que la vida mejore, que la humanidad deje de ser perversa y egoísta?


... eso es lo mismo que pensar y anhelar el paraíso de los cristianos, pero aquí en la tierra y en estando vivos…

miércoles, 30 de marzo de 2016

¿Quién soy realmente?... ¿El ser que es lo que no es y no es lo que es?




¿Soy una contradicción?


La gente se equivoca conmigo, piensan que porque tengo el cabello largo, porque me gusta vestir de blue Jeans, camisetas de fondo entero, colores opacos, chaquetas de cuero, de tela de jean y porque tengo cierto aspecto de intelectual o por lo menos, de estudiante universitario, porque escucho Rock N’ Roll, Blues, Jazz, Heavy Metal, etc. Entonces se supone que soy partidario del Comunismo, de la igualdad y toda esa mierda. Pero no, no soy totalmente de Derecha ni tampoco es que no comprenda la idea de la Izquierda.


Tampoco soy un puto obsesionado con lo vegetariano, ni con declararme anti-taurino, protector de animales, publicar miles de cosas sobre perritos, gaticos, toreros siendo corneados y añadiendo un mensaje despectivo, burlón, irónico a la imagen, que, claramente defienda más la vida animal que la de las personas. Y entiendo que es algo brutal e inapropiado, pero la cosa es que no me importa, no lo suficiente para realizar publicaciones y comentarios sobre estos temas… y resulta que yo mismo tengo perro y lo trato bien, pero no tengo ni fotos con el perro, ni subo a internet, faceboook, lo que sea, fotos de perros o animales maltratados ni en vía de extinción…. Ha de ser que yo no uso las redes sociales para mostrar mi vida ni mis ideales ni mis pensamientos, mis gustos y preferencias… eso lo dejo para la vida privada…

Por otro lado, me gusta el Arte, admiro las expresiones artísticas, sin embargo, no me gusta participar con esos grupos, no me apetece pertenecer ni asistir a reuniones, ni a marchas ni a nada de esas actividades… que baile, que danza, que poesía, gente pintada en la cara, en el cuerpo, gente tocando guitarra, declamando poesía, y veo a los demás con narices de payaso sobre la nariz, mimos moviendo las manos, con gestos en sus rostros, y a toda hora me dicen que vayamos juntos a acampar, pues para la mayoría de esos individuos irse de acampada a las montañas es lo mejor, pero sinceramente, yo no pienso lo mismo. A la vez me parece bien su expresión cultural, pero no me imagino dentro del grupo, conversando con ellos, compartiendo ideales y actividades.

Y la gente de esos grupos juveniles y ya de adultos se la pasan  organizando protestas en contra del sistema Capitalista, jóvenes y adultos con sueños locos, pensando que van a cambiar el mundo y como consecuencia se intentan meter en la política y tienen propuestas que, al fin y al cabo, no van a concretarse jamás... antes que ustedes ya hubo otros que lo intentaron y fracasaron.


Y esa gente que es bastante positiva y de tendencias políticas revolucionarias me invita a marchar, no sé porqué putas, pero me invitan a protestar, a hacer dizque parte del paro, pero no me agrada, me parece una perdedera de tiempo y energía… carezco de su misma esperanza, yo sé que el mundo no va a cambiar, es que ni siquiera me interesa modificarlo. Seguro habrá gente que cree que yo apoyo a Chávez, al Ché Guevara, a los Castro de Cuba… pero qué insultante sería que por ese error me regalasen una camiseta estampada con esos criminales… y nada de lo que he dicho significa que yo esté de acuerdo con todo lo que hace la Derecha, que sea un seguidor de los Republicanos y que me crea superior…

Y hablando de música, el hecho de que escuche Heavy Metal, Rock, etc. Eso no implica que la ropa que uso tiene relación con esto… es que no tengo ni una sola camiseta con un estampado de banda musical alguna o de ningún músico… yo no me imagino usando una camisa de Bob Marley ni por el putas…. Yo uso botas y chaquetas porque me gusta, no porque escuche Rock y Metal… el pelo largo lo llevo así, porque es como me gusta…. No soy de los que se sienta a hablar de bandas de rock, de la historia del Rock, de la vida del tipo de AC/DC, de Deep Purple… y conozco un montón de fastidiosos que solamente piensan y hablan de eso, de música… y son radicales y se ven a sí mismos como los mejores, superiores a los demás, dizque porque escuchan Metal… y no otros géneros… bla, bla, blá…



Y hay otro tipo de personas con las que tampoco encajo ni me caen bien del todo… me refiero a los intelectuales de mierda, los que tienen que mostrar que leen mucho, que son meros filósofos, se la pasan debatiendo… presumiendo, más bien…

Que son escritores, que son devoradores de libros, y en ello no hay nada malo, mi problema con ellos es que necesitan que los demás sepan lo que hacen y lo que no hacen; esa urgencia por destacarse como personas superiores, diferentes… sin igual.. Pertenecientes a una especie de élite.. a una exclusividad que nadie más ha alcanzado…

Pues yo he escrito, aún escribo, tengo varios libros, ya terminados y otros en proceso, pero no hablo de ello a toda hora, no es mi tema de conversación con la gente que conozco ni con los amigos… ya los libros fueron escritos, no me voy a pasar toda la vida hablando de ellos, están en el pasado… soy escritor, bien, pero soy algo más… cada persona que vea y le hable no tiene que saberlo… es mi vida privada, cosas personales… prefiero mantener un bajo perfil en cada una de las situaciones y de mis preferencias… dentro de lo posible..

De pronto mantener un bajo perfil, es difícil para los demás, no sé… no me importa que la gente no sepa nada de mí, nada en concreto, mi ego, mi vanidad no me dicen que debo hablar o actuar de tal manera para que los demás sepan que soy inteligente, que escucho, supuestamente, la mejor música, que he leído a los mejores escritores de la historia… no me trasnocha esa idea, esa falencia de querer mostrar el montón de cosas que sé, qué estudio, qué soy….

Para resumir, puedo decir que soy todo y a la vez no soy nada… estoy en el medio del mundo… observando, viviendo, existiendo con maneras de ser, con comportamientos, gustos y con preferencias que se contradicen entre sí.. pero que se viven temporalmente… porque soy lo que se me da la gana y dejo de serlo cuando se me antoje… un día soy intelectual, a la media hora soy lo más frívolo posible… en un momento me molesta ver un tipo que le pega a un animal y en otro momento soy indiferente ante las corridas de toros o los mataderos para esos deliciosos marranos y ganado que con tanto gusto me devoro…


Soy inconsistente incluso con una de mis adicciones favoritas, el alcohol; soy de las personas que a pesar de gusatarme mucho beber licor no lo consumo a diario, bebo, máximo tres días a la semana, no pierdo la cabeza, la coherencia, la decencia, el control de mi vida, también me gusta la sobriedad; en gran medida me caen mal la clase de viciosos que consumen de modo descontrolado, sin límites, los que se hunden, que se entregan de lleno al consumo y terminan vueltos mierda, esos personajes débiles que, por su abuso de sustancias, se convierten en un problema, en unos imbéciles, en buenos para nada, en ínutiles y por ende hacen quedar muy mal al licor y a los alucinógenos, a las sustancias psicoactivas… si consumieran con moderación, los bebedores y los drogadictos no se verían tan negativamente en la sociedad.
Detesto esa clase de consumidor, el que pierde su trabajo, que solamente quiere vivir drogado y borracho... y me agrada el que consume y aún así es responsable, estudia, trabaja, funciona y es útil para sí mismo y la sociedad... no es un puto decadente.


 Así que, apoyo y al mismo tiempo no apoyo las drogas y el alcohol, los animalistas, los artistas, los intelectuales, los de Izquierda, los de Derecha… la religión, la no religión…. 

Y dentro de una semana o el próximo mes estaré  mirando otras ideas, otro punto de vista y comprendiendo que yo también puedo aunque sea de manera temporal comportantome como otra persona y luego hartarme.... y volver a la nada.