jueves, 29 de abril de 2010

positivismo improductivo




— Lo malo que sucede, iba a suceder, y el hecho de que uno piense positivamente lo contrario, eso no lo evita.

— Cada suceso lleva consigo un sinnúmero de motivos por los cuales se manifiesta. No es accidental lo que acontece, lo podrá parecer, pero no es obra del “Destino”.

Por ejemplo, ¿qué diferencia se produce si te pones a pensar positivamente respecto a un resultado, a un examen de vital importancia? ¿Qué ganas con pensar?: Voy a ganar, no voy a salir positivo en la prueba de VIH… etc.

Tu pensamiento positivo o negativo, no es capaz de modificar las decisiones ajenas, las decisiones ya tomadas por alguien más, no cambia lo merecido, lo buscado, lo in—evitable. Pensar que no tienes una enfermedad no la quita de tu cuerpo mágicamente; el SIDA que ya contrajiste.

— Mientras te empecinas con eso de: “Voy a ganar la evaluación”, “me van a dar el empleo”, “mi mamá no se va a morir”, tengo fe en dios, etc. Pues, ocurre que los resultados ya habían sido escritos, decididos; si uno está enfermo, pensar positivamente que no, eso no cambia la situación.

Lo malo ya ha pasado, pero no lo sabías; Los infructíferos pensamientos positivos no mejoraron nada. así que, basta de pensar y actúa.