martes, 8 de junio de 2010

30 primaveras


30 años pensando diferente y eso no es un cumplido, mucho menos un beneficio.
30 años y no sé si es bueno sacar la balanza y ver si estoy más abajo o parejo.
Qué afán, somos el experimento, la rutina hecha persona, un individuo más entre otros millones...¿Por qué la gente se engaña con la idea de que es especial?
Lo que no negaré es que es mejor estar vivo, que hace rato enterrado y no haber vivido lo que ocurrió el año pasado, pues cuando la vida no es perfecta, hay que divertirse con las cosas patéticas y con los errores.
Bueno, vamos a ver qué pendejadas nuevas hago en estos 30 años.