domingo, 4 de julio de 2010

La virginidad únicamente estorba


La virginidad es un estorbo, predispone unas actitudes estúpidas en la persona que la sobrevalora, que se llena de miedos, de ilusiones exageradas respecto a cómo debe ser y quién debe ser el hombre "Indicado, correcto, especial", etc.
El Himen es un problema con el que se nace, es algo que se debe anular, ojalá desde el nacimiento. El Himen no debería existir, es una cerradura que se pone a una puerta por la que todos vamos a cruzar. Considero que la mujer es la que decide a quien abrirle la puerta, pero añadirle un impedimento doloroso a la puerta está de sobra.
La virginidad no sirve, crea traumas, le agrega un valor ficticio a un acontecimiento sencillo y natural, incluso decepcionante.
Las mujeres deberían meterse el dedo y sangrar, no esperar que un tipo les introduczca el miembro, ni siquiera ponerse en esa búsqueda del hombre ideal para entregarle algo que les han enseñado es muy valioso. Grandes patrañas de una sociedad atrasada y machista.
Me encantaría que ellas mismas la perdieran y que se sintieran orgullosas por ello. y que luego dijeran: yo misma me quité un problema de encima, no tuve que recurrir a un pendejo para eso; Me deshice del obstáculo entre mis piernas y ahora puedo disfrutar del sexo sin que el hombre que me penetre se llene de ínfulas por que fue el primero o peor, que me lástime con su dureza y falta de tacto.

Y lo peor es que, hay mujeres orgullosas por no haber fornicado. Le dan demasiada trascendencia a la primera relación sexual. Supongo que es la menos importante, las siguientes complacen más, cada vez es más placentero. Mientras más se demoren, más disfrute se negarán ambos y luego dirán: ¿Por qué no forniqué antes? Perdí un año de vida sexual por pensar tonterías. Qué boba fui.


Una mujer bonita, mayor de veinte años y virgen es un delito que se debe condenar.
¿Para qué tanto complique al principio si después se vuelven unas perras descontroladas?