miércoles, 11 de agosto de 2010

Correos basura, a la gente le encanta

Menos mal no sufro de ese maldito problema o vicio. Esa es una de las ventajas de no agregar a todos en Messenger ni de esparcir viciosamente mi dirección de E-MAIL, o por la smple impopularidad invevitable que represento para las mentes burdas de este medio de comunicación llamado Internet. Mi bandeja de entrada no se llena, no me envían porquerías e idioteces al correo. Supongo que cada afectado sabe de qué tipo de basura hablo, así que asumo que no hace falta explicarlo. ¿O sí?
La gente paga felizmente internet y lo malgastan al recibir, envíar y reenvíar mensajes que carecen de trascendencia, que fastidian, que contienen un humor barato, violencia, porno malo, desagradable, excesivo,imágenes ridículas, mensajes monótonos, religiosos, positivos, pero patéticos, morbo sobre la muerte ajena, accidentes de tránsito, asesinatos, peleas... nada realmente reflexivo... en fin. Correo excremento que algunos no expulsan de sus cuentas, prefieren conservar 500 mensajes inútiles que borrarlos, no comprendo para qué.

El público de internet sufre de "masoquismo voyerista". No sé si el término existe para definir esa clase de personas, pero es uno de los más adecuados que veo.
La cuestión es que, habiendo tantas posibilidades de aprender, de enseñar, de expresarse, de adquirir conocimiento y cientos de cosas valiosas gracias a Internet, la gran mayoría desperdicia esta Herramienta.