jueves, 26 de agosto de 2010

Dios es inmutable... entonces todo seguirá igual, para bien o para mal

Si Dios si existe, con todas sus leyes, con la omnisciencia, omnipotencia, la inmutabilidad, con el poder de que cada suceso es su VOLUNTAD; Si lo observan bien, desearían que no fuese real, miren por qué...

1-Si dios es inmutable, esto significa que por nada ni nadie la Humanidad va a evolucionar. Llevamos dos mil años y punta con el concepto de Jesucristo como dios y miren cómo es la existencia, y debido a que el dios que existe es inmutable, por ende nada va a modificarse, nada va a progresar, nada va a tomar un rumbo menos desastroso ni menos asqueroso.
No empeora ni mejora, se quedará igual, porque dios existe como ser inmutable y es su voluntad la que experimentamos diariamente o desde el principio de los tiempos.
Este mundo es su obra, su diseño, su creación, tal y como es y ha sido, lo seguirá siendo así; esa es la ley inamovible.
Digamos que dios es el presidente del planeta tierra y del universo, que se cumplen sus designios, su voluntad, sus leyes... vivimos bajo su mando, bajo su poder, sus órdenes, sus deseos, etc. La situación del mundo es su responsabilidad como presidente donde se siguen sus leyes, ¿Qué opinan entonces del caos que sufrimos? ¿Es su culpa? ¿Va a haber una vida mejor o peor?... la respuesta correcta es: NO. Porque si dios es inmutable y lo que ha ocurrido es su voluntad, ¿cómo va a existir un cambio si es inmutable?
Jamás se acabarán las guerras, los conflictos, el hambre, la maldad, jamás las injusticias cesarán, jamás absolutamente... se continuará el mismo pandemonio, la locura, el horror... por los siglos de los siglos, amén.
De principio a fin se repetirá el círculo de las acciones, girará ilimitadamente en la misma dirección.
Siempre habrá este presidente, este gobierno con sus pros y sus contras. Lo que ya hemos sufrido es inmodificable y volverá a ocurrir.
Es algo así como: dios es un presidente que no se puede reemplazar ni pedirle que imponga una existencia distinta la que conocemos, pues él es inmutable, no cambia, no evoluciona, no varía
 Es igual a tener un presidente bueno o malo durante siglos, sin la más mínima posiblidad de elegir a otro ni de ver cambios en la manera de gobernar.
No hay un congreso ni ninguno que intente una renovación en la manera de imponer reglas y mandamientos; nadie reemplaza las normas, las leyes dependen de ese dios inamovible, que no se moderniza, que no se adapta a los nuevos tiempos... como un viejo retrógrada con ideas anacrónicas.
Lo que no ha sucedido, sucederá también mañana, pues es su voluntad divina... ya no hay reversa ni un mirar hacia adelante, porque eso significaría un CAMBIO IMPOSIBLE.
Si la vida es una mierda, así se quedará eternamente. Dios es inmutable.
Lo triste, lo gratificante y lo decepcionante son una constante, con una sola vía, sin salida, sin final. La tierra continuará lanzando el excremento sobre nosotros mismos mientras gira eternamente... y no podemos cerrar los ojos ni la boca... qué asco... sólo nos queda esperar la muerte para detener el sufrimiento.