sábado, 28 de agosto de 2010

Fragmento: universo mortal

Cruza los dedos para que la roca espacial penetre en la atmósfera a gran velocidad y de una vez arrase con todo aquello que con tanto esfuerzo se ha construido. Ansío Un meteoro que aplaste los imperios, las ciudades... una roca extranjera que detenga esta porquería de civilización tan superficial.
Que venga el meteoro e imponga su vaticinio, que el meteoro nos quite las ilusiones, que impida la realización de los proyectos, que ahogue el futuro, que impida el desarrollo de la vida, que nos calcine, que queme nuestros huesos, que seque la sangre, que silencie las bocas, que mutile las esperanzas en el porvenir, que detenga la inmundicia, que acelere la destrucción prevista.
Oh, qué maravilla que vayamos a morir como murieron los dinosaurios, que bello es pensar que esta generación del siglo XXI es la última, que nos ocurrirá lo mismo que a las civilizaciones pasadas, qué contento me pone saber que la humanidad actual se extinguirá, y que a la mayoría los tomará por sorpresa cuado vean venir desde el firmamento la gran roca espacial que impondrá su velocidad, tamaño y fuerza