jueves, 5 de agosto de 2010

Metro de Medellín, calidad suicida




Cada vez ocurren más muertes en El Metro de Medellín; más soluciones violentas a ese problema que es la existencia.
En caso de desear morirse y de no conseguir un arma prestada para destruirse los sesos, si no tiene dinero para comprar una, si cortarse las venas le parece muy femenino o muy lento, si no es capaz de buscar pelea y que lo maten a patadas, si le teme a las alturas o algo por el estilo que le impide subirse a un edificio y lanzarse al abismo... no se amargue, todavía le queda una última salida, vaya a una estación y tíresele al Metro en movimiento.
Si fuera a suicidarme, no elegiría al Metro como herramienta, escogería más fácil una sobredosis de medicamentos,  pero como dicen, " entre gustos no hay disgustos"... no te desanimes, mátate, tírate de cabeza al vagón del Metro...