miércoles, 4 de agosto de 2010

¿La vida es bella...?


¿Debería suicidarme porque tan pocas cosas me gustan ahora?
Antes soñaba con conocer las pirámides de Egipto, las catarátas del Niágara, Paris, Francia, Alemania, la muralla China, El gran Cañon, etc. pero eso ha muerto con el transcurrir de los años.

Qué coma mierda la luna, no me inspira nada, si no miro hacia arriba la olvido y todo sigue igual. Le cortaré el pico a los pájaros que cantan y defecan en mi ventana. El sonido del mar y el océano mismo es un fastidio y ni hablar de la arena que se mete entre la ropa. Nunca te regalaré una estrella, pues no soy un idiota ni un romántico.
Que se jodan los charcos, las cascadas de agua, el campo, las flores, el paisaje, los animales silvestres, la jirafa, los osos, los elefantes, los tigres, los leones, etc.
No cambia nada si esos animales se extinguen, por mí el zoológico y los parques ecológicos pueden morirse.
No le veo diversión a acampar tres días a las montañas, prefiero la vida con energía eléctrica, gas, internet y televisión. Tres días rodeado de montañas, no gracias.

¿Cómo es que critican la rutina y la monotonía y todavía hay gente que le emociona el amanecer y el atardecer? Qué cosa más monótona. La primavera ha de emocionar a los que viven en lugarares donde se dan claramente las cuatro estaciones, aquí, qué hijo de putas que las plantas florezcan. Ir a ver los nevados, de pronto me da una pulmonía, ir a un crucero, tal vez me ahogo. Viajar es bueno, pero lo más seguro es que el avión se estrella.

En una fiesta me conquisto una mujer linda, de seguro al mes me doy cuenta que me infectó de SIDA o de una Gonorrea.