martes, 2 de noviembre de 2010

Legalización de la marihuana... ¿cuál es el problema?


Aunque no consuma marihuana, apoyo la legalización; ni que se notara la diferencia con la supuesta prohibición. La legalización no va a aumentar el consumo entre personas que no les agrada drogarse. Esa mentira de que se van a corromper más a los niños y a los adolescentes es una disculpa barata.
Hay personas que no nacieron para volverse drogadictos, a esos individuos sanos usted puede ponerle la copa de licor o el cigarro en frente y no aceptan.

Los que consumen alcohol o estupefacientes no lo hacen ni lo dejan de hacer porque se le considere un delito, consumen es por placer, necesidad, vicio o por ocio.

Ninguna campaña anti-droga funciona para los que detestamos la sobriedad, si usted o sus hijos terminarán borrachos o drogados, eso no lo impide nadie.
¿Pueden los consumidores no acabar en decadencia, no robar, no mentir, no perder el empleo, no caer en la delincuencia?
Esa es la clase de Drogadicto que nadie molestaría, pues no se lo miraría como nocivo para la sociedad y los estigmas en contra de los viciosos disminuirían.
La idea no es abandonar ni prohibir el consumo, si no, aprender a controlarlo.