jueves, 18 de noviembre de 2010

María, la madre de Jesús... pero qué tal si...


¿No se han detenido a pensar en que tal vez José se masturbaba delante de María y en una de esas eyaculaciones que José le lanzaba en las tetas, en el culo, en el abdomen o donde cayera en medio de la emoción, le resbaló hasta la vagina y la embarazó sin quitarle la virginidad del himen?
Imaginen la escena, José acepta que a María le da miedo, pero le pide que se desnude, que le muestre los senos, el culo, la vulva mientras el se agarra el pene y desfoga su frustración manualmente, ¿no es posible?
O tal vez tenían sexo anal y oral, el 69. Bueno y si salió embarazada como asegura la Biblia, pues entonces María perdió la virginidad a la inversa, no de afuera hacia adentro sino de adentro hacia fuera. El propio Jesús le quitó, le reventó el himen a su madre con la cabeza, al nacer le quitó lo virgen.
Qué horror, una pobre mujer sufriendo un parto por un embarazo que ni siquiera disfrutó. Quedó preñada y ni siquiera pasó bueno antes y peor la cosa, ¿cuánto más dolerá la reventada de himen en sentido contrario?
Imagina a Jesús intentando salir por la estrecha vagina de María.