jueves, 28 de abril de 2011

Vida extraterrestre, ¿para qué carajo pensar en eso?




¿Para qué preocuparse por la supuesta existencia de seres extraterrestres en nuestro planeta?
Si su existencia es algo verídico y nos han visitado o viven entre nosotros, eso no cambia el hecho de que continuamos nuestra vida tan humana como siempre, su presencia, si es real, pues no se manifiesta, no se siente, no ha sucedido ningún cambio significativo, nada extraordinario. De qué sirve, para qué pensar en seres extraterrestres si la humanidad no se transforma ni se ve afectada por ellos.
  Implica, da lo mismo que no fueran reales o sí estuvieran aquí.
¿Qué importa ver sus naves en el firmamento, cuál es el peso sustancial de eso?
Yo veo Helicópteros a toda hora cruzando por la casa, veo, escucho los aviones salieno o regresando al aeropuerto, y eso no modifica en nada mi día, nuestra vida.

Los seguidores de los UFO u OVNIS le dan demasiada importancia. Creo que mientras no intervengan ni se inmiscuyan en la cotidianidad de la raza humana, su existir, me importa puta mierda. Si no nos invaden ni se comunican con nosotros, no me interesa pensar en ellos.
En caso que de fuera un extraterrestre, yo no viajaría semejantes distancias para llegar al planeta tierra y luego, y sólo quedarme mirando el panorama, moviendo la nave de un lado hacia otro y luego irme del campo visual; sinceramente, qué pérdida de tiempo.
Si existen los alienígenas y nos han estado visitando durante siglos, pero eso no ha empeorado ni mejorado a la gente, entonces me parece que son unos imbéciles, que pierden el tiempo mirándonos y nada más.

¿Después de aterrizar la nave, sale de ésta y qué se pone a hacer, dónde almuerza, donde caga un alienígena?

La pregunta y la cuestión esencial, no es si existen o no existen, la pregunta es, ¿Para qué han venido si no se inmiscuyen en nuestros asuntos?
Qué estupidez, qué desperdicio, qué insustancial.
Lo que no sirve estorba, pero es que ni estorban porque no notamos su supuesta presencia, lo cual, en resumidas cuentas, le resta toda importancia al hecho de que estén aquí o que nos visiten en naves espaciales.