martes, 26 de julio de 2011

¿El perro es el mejor amigo del hombre?... las mascotas



No me agradan las mascotas, me estorban, no las considero útiles para mi existencia, pero tampoco las maltrato, no golpeo ni maltrato animales indefensos por maldad o perversa diversión.

Cuando era niño tuve gatos y perros, la casa donde viví se prestaba para domesticarlos y cuidarlos, pero ahora, en la ciudad, con el tamaño de las casas, creo que es preferible que en las casas no hayan  perros, gatos, tortugas, lagartijas, culebras, ratones estrato 6, es decir, un hámsters, guacamayas, etc.

(Antes me gustaban los gatos y los gatos, pero de malas, ya no soy un niño para esos caprichos y búsquedas de afecto a través de ellos )

Una mascota representa lo mismo que un hijo: una cosa que existe para estorbar, para ocupar tu tiempo, para quitarte dinero, para quitarte independencia y tiempo.
No me interesa un perro para abrazar ni para pasearlo, mucho menos para recoger mierda y limpiar orines; no busco un animal para sentirme acompañado, no me imagino hablando con un perro o durmiendo con él. Comprando comida especial, pagando peluquerías caninas, llevándolo al psicólogo de perros, poniéndole ropa, gastando plata en lujos que un animal no se merece o que nunca debieron haber inventado para ellos.
“El mejor amigo del hombre”, si claro (sarcasmo)… con tal de comer y dormir bien, yo también fingiría como un perro, ser fiel y digno compañero del idiota que me da gusto, comida y donde vivir.
Allá los solitarios o las solitarias que con un perro o una mascota se acompañan; allá los que por recibir cualquier clase de afecto se alegran con un perro moviendo la cola, lamiendo tu cara, brincando sobre ti cuando llegas a casa...
La gente hasta se emociona con loros, peces, con pajaritos en una jaula y la peor mascota que he visto en la vida. Un niño, el vecino tiene una aburridora tortuga que, no sirve para puta mierda.
Una tortuga es una piedra con patas, no sé que gracia le saca a eso, pero bueno, asunto del niño. 
Un perro o una mascota es, para mi, igual que un hijo improductivo, una presencia que genera gastos en vez de beneficios, una mascota es un parásito, un animal con el que no puedes hablar y recibir una respuesta en tu idioma, que no te da una opinión clara, que aparenta fidelidad por conveniencia.
Creo que a la final les gustan más los animales porque un perro no los critica, no les miente, no lo juzga, etc.
Prefiero a a las personas aunque digan que son unas porquerías.