sábado, 30 de julio de 2011

“Odio la vida”, “el amor no existe”, “no tengo amigos”, “odio a mi madre”, “me quiero morir”




Si te la pasas diciendo o pensando cosas como las siguientes: “Odio la vida”, “el amor no existe”, “no tengo amigos”, “odio a mi madre”, “me quiero morir”… y mucho más, pues mejor cállense la boca de una vez o deja de pensar tan negativamente. En la vida hay multiples soluciones para huir de la tristeza, de la depresión. Pero primero, interrógate, ¿cuál es el fundamento, motivo y razón de tus quejas?...
¿La fealdad, la soledad, la traición, el rechazo general, la pubertad, el acné, la pobreza?


Pues si todavía no has hallado una manera de resignarte con tu existencia de mierda, si no sabes cómo resolver tus estúpidos problemas, tranquilo, yo no le voy a insultar ni a mentir; la cuestión es que usted debe comprender que así es la cosa de vivir; si no le gusta, pues mátese y deje de sufrir, deje de exponer su patetismo, basta de hacer el ridículo diariamente.


Encuentre una salida aunque momentánea... si ha sufrido humillaciones y rechazos, entonces no soporte más, reaccione, si es necesario, vuélvase malo, cínico, indiferente, vengativo, mordaz, fuerte, resistente. Pero si la violencia no es lo suyo, pues escriba sobre sus pesares, desahóguese de algún modo, aléjese de esas situaciones incómodas, evítelas, resuélvalas.
Tambien puede usar el vicio como huida. Fúmese un cigarro, dróguese con marihuana, emborráchese; o simplemente camine, corra, trote, coma sin límites, hasta la obesidad, escuche música, baile, vea televisión, vea porno, insulte, patalee, vaya al psicólogo.
Si nada de esto le gusta, pues le aconsejo que investigue cómo es de asquerosa la vida en otros países, vea documentales donde se hable de infectados de SIDA, sobre El Congo, acerca del hambre en Etiopía,  y tal vez así, caiga en cuenta de que su vida no es tan deprimente como pensaba y le da un mejor valor a la suya.


Use cualesquier método para obtener una satisfacción y si después de intentarlo, sigue aburrido y con ganas de matarse, bien pueda, mátese, en definitiva, a usted no le gusta la vida.
Suicídese, pare de sufrir y de fastidiar.