lunes, 31 de octubre de 2011

La amistad sincera o desinteresada no existe . (Enanitos Verdes "Amigos")



(La canción "amigos" de Enanitos Verdes es una gran mentira, no te la creas, despierta del ensueño)

Sin excepción, la gente, yo, usted, somos insoportables, pero cuando hay una pequeña posibilidad de servir, el asco, el desprecio y el desinterés por la otra persona, cambia, llega hasta a convertirse en eso que suelen llamar amistad. Donde se vea una ventaja, una utilidad, ahí habrá una relación, una comunicación, un contacto con ese asqueroso individuo del cual sacamos algún tipo de beneficio. De lo contrario, al no ver un provecho, entonces no se realizará la relación, no valdrá el esfuerzo de hablar, de dirigirle la palabra a nadie.
Si antes hubo una relación-beneficio, pero la utilidad se ha muerto, desde luego que se perderán las razones, motivos y deseos de llevar a cabo el acercamiento con ese otro detestable que ya no es productivo para nuestra vida. El utilitarismo se enmascara con amistad, noviazgos, relación trabajador-jefe, madre-hijo, hijo-padre, vendedor-comprador, etc. Cada una de las interacciones con la gente dependen del beneficio que conceden directa o indirectamente, a voluntad o inconscientemente.
No existe relación, interacción que se ejecute por desinterés. Nadie es totalmente soportable ni detestable, pero ese detalle positivo se debe a la utilidad. Lo asqueroso lo dejamos pasar, lo toleramos, le restamos importancia porque algo favorable se puede conseguir del ser humano con el que establecemos una acción.