lunes, 26 de marzo de 2012

Papa Benedicto XVI miente e ilusiona en Cuba y México



Que el Papa Benedicto XVI visite Méjico, Cuba o cualquier país no va a mejorar sus vidas, entonces, ¿por qué tanta emoción por ese viejo hipócrita, mentiroso?


No sean tan imbéciles, dejen de seguirle y rendirle pleitesías. Benedicto XVI Con sus oraciones y buenos deseos no ha logrado ningún cambio verdadero; la paz no sucederá nunca jamás, basta de anhelarla y verla como una posibilidad.


Por lo general, a las personas se las homenajea porque han servido de algo a la gente, y el Papa, simplemente se dedica a ilusionar, a dar falsas esperanzas; su existencia y acciones son improductivas, inútiles. 


Un músico con su música nos brinda algo más real, puede alegrarnos el momento, un artista conmueve con su arte, con una guitarra, con su melodiosa voz, con su batería, etc.
El Papa Benedicto no es un músico ni pintor, actor que nos inspire admiración, pero todavía quedan un montón de imbéciles que salen a la calle a verlo con emoción, esperando una supuesta bendición de su parte, aunque bueno, ellos, los fieles borregos, no reconocen que las bendiciones no son nada reales, no aceptan que es un repetitivo movimiento de la mano... es una costumbre ilógica, que no impide que ocurra maldad alguna ni salva de desgracias a nadie.


Si sus vidas son una mierda, pues no se engañen más. La visita y la palabrería, la verborrea que este viejo vomita no va conseguir que su mundo prospere de repente, por intervención divina.


un desperdicio de tiempo escucharle, soñar, creer, caer en el error de confiar en sus palabras.
La paz no se construye, no se pide, no se encienden velas ni se ora... a lo máximo se intenta actuar bien, pues únicamente con la voluntad y los actos se consiguen las cosas, aunque las posibles, no las utopías como la paz misma.


La paz no la trae Cristo ni gobierno o ciudadano cualquiera, porque la paz es una idea, una visión tergiversada de la vida. quien te hable de paz y convivencia, te miente, juega con tus fantasías. 


El Papa usa un vehículo llamado el papa-movil con cristales anti-balas, ¿no confía en la protección de su dios ante las balas, ante los antentados? 

 ¿Si supuestamente a la gente no les gustan las mentiras, por qué creen en la iglesia católica?

Eso contradice todo.

¿Feliz o más bien, excitado con esos niños?