martes, 15 de mayo de 2012

No somos lo que leemos, no somos la música que escuchamos ni lo que escribimos


No soy lo que escribo, no soy las cosas que veo, ni la música que escucho ni los libros que he leído.
Esta generalización me desagrada, pues supone, sin bases suficientes que, la música, la televisión y la lectura mejoran o empeoran el comportamiento de la gente. Pero eso es muy relativo, por ejemplo, sabemos que cinco mil personas leyeron el mismo libro y escuchan la misma agrupación musical y no por eso esas cinco mil personas van a ser iguales o parecidas. En el colegio, en la secundaria, en la universidad las personas leyeron el mismo tipo de libros y esto no los convierte en la misma clase de seres humanos.
Yo no soy lo que escribo, las ideas que plasmo en el papel, en un documento de Word, en Internet.
Yo escribo con una intencionalidad, con un propósito, no escribo por falta de amor, por despecho ni por accidente ni como una simple catarsis, mis escritos están planeados, modificados, hechos a conciencia.
Las cosas feas o bonitas que diga en mis escritos no me clasifican, no determinan quién soy ni cómo soy en la vida cotidiana, es una literaturización, pero no es mi vida ni mi ser entero.
Stéphen King no es un monstruo, no es lo que escribe. Un guionista de cine o televisión no es como la película o serie de TV que produce. los creadores de SAW en su vida diaria no son unos sádicos. El que recoge la basura no es una persona sucia, malvada, ignorante ni asquerosa. En fin, no confundas una cuestión con otra. 
 
Los libros leídos, la música escuchada no influye de igual modo a todos; un libro no tiene el mismo significado para ti y para los demás.
Leí a Marx, pero no soy de Izquierda, leí la Biblia y no soy cristiano, escucho Heavy Metal, pero no soy Rockero.
La gente es “aparentemente” distinta y les gustan las mismas cosas, así que, clasificar a la gente por lo que leen o escuchan es una observación muy minúscula, muy facilista. Es irse por el lado que les conviene, para poder criticar un género musical que no les agrada y entonces encuentran relación entre violencia, delincuencia y reggaetón. Para criticar un estilo de vida. No toda la gente que no lee y escucha reggaetón es violenta, ignorante, detestable, no futuro, vagos, improductivos. ¿Los que oyen Metal, ópera, están exentos de lo malo, de enojarse y golpear, de ser unos inútiles, unos improductivos?
¿Cuánto vago-bueno para nada hay en el mundo del Metal, del Rock N’ Roll en similar proporción a los que oyen Reggaetón?
Muchos, y en la misma cantidad los habrá en cualquier parte y en cualquier lugar, ciudad o país.


Si lo que lees o si la música que oyes te modifica el ser, entonces, cuidado con lo que escuchas y con lo que lees.


Y no defiendo a ninguno en particular, solamente no me parcializo, no clasifico ni generalizo tan rápidamente... bueno, excepto cuando digo que creo que toda la gente, por mucho que lo niegue o intente lo contrario, son unas porquerías, en una medida u otra lo eres, lo somos; sin excepciones, lastimosamente, nada hay que nos excluya de esto.
Pero cada uno en su mundo, en su estilo, en sus gustos cree estar en lo correcto; todos piensan que lo que leen y escuchan es lo más fantástico. Y se critican unos a otros. Pues yo los considero a todos una mierda.


No me gusta el Reggaetón, el vallenato, la salsa romántica, etc. Escucho Rock, Metal, pero no por ello voy a defender ciegamente algo.


Escuchar Metal, Rock, música clásica, ópera, etc. No los convierte a todos en mejores personas; Tampoco leer libros de filosofía o semejantes. Se los digo yo que conozco montones de imbéciles que encajan en ese perfil, no importa la clase de libros ni de música que oyen, su estupidez no cambia.