miércoles, 30 de marzo de 2016

¿Quién soy realmente?... ¿El ser que es lo que no es y no es lo que es?




¿Soy una contradicción?


La gente se equivoca conmigo, piensan que porque tengo el cabello largo, porque me gusta vestir de blue Jeans, camisetas de fondo entero, colores opacos, chaquetas de cuero, de tela de jean y porque tengo cierto aspecto de intelectual o por lo menos, de estudiante universitario, porque escucho Rock N’ Roll, Blues, Jazz, Heavy Metal, etc. Entonces se supone que soy partidario del Comunismo, de la igualdad y toda esa mierda. Pero no, no soy totalmente de Derecha ni tampoco es que no comprenda la idea de la Izquierda.


Tampoco soy un puto obsesionado con lo vegetariano, ni con declararme anti-taurino, protector de animales, publicar miles de cosas sobre perritos, gaticos, toreros siendo corneados y añadiendo un mensaje despectivo, burlón, irónico a la imagen, que, claramente defienda más la vida animal que la de las personas. Y entiendo que es algo brutal e inapropiado, pero la cosa es que no me importa, no lo suficiente para realizar publicaciones y comentarios sobre estos temas… y resulta que yo mismo tengo perro y lo trato bien, pero no tengo ni fotos con el perro, ni subo a internet, faceboook, lo que sea, fotos de perros o animales maltratados ni en vía de extinción…. Ha de ser que yo no uso las redes sociales para mostrar mi vida ni mis ideales ni mis pensamientos, mis gustos y preferencias… eso lo dejo para la vida privada…

Por otro lado, me gusta el Arte, admiro las expresiones artísticas, sin embargo, no me gusta participar con esos grupos, no me apetece pertenecer ni asistir a reuniones, ni a marchas ni a nada de esas actividades… que baile, que danza, que poesía, gente pintada en la cara, en el cuerpo, gente tocando guitarra, declamando poesía, y veo a los demás con narices de payaso sobre la nariz, mimos moviendo las manos, con gestos en sus rostros, y a toda hora me dicen que vayamos juntos a acampar, pues para la mayoría de esos individuos irse de acampada a las montañas es lo mejor, pero sinceramente, yo no pienso lo mismo. A la vez me parece bien su expresión cultural, pero no me imagino dentro del grupo, conversando con ellos, compartiendo ideales y actividades.

Y la gente de esos grupos juveniles y ya de adultos se la pasan  organizando protestas en contra del sistema Capitalista, jóvenes y adultos con sueños locos, pensando que van a cambiar el mundo y como consecuencia se intentan meter en la política y tienen propuestas que, al fin y al cabo, no van a concretarse jamás... antes que ustedes ya hubo otros que lo intentaron y fracasaron.


Y esa gente que es bastante positiva y de tendencias políticas revolucionarias me invita a marchar, no sé porqué putas, pero me invitan a protestar, a hacer dizque parte del paro, pero no me agrada, me parece una perdedera de tiempo y energía… carezco de su misma esperanza, yo sé que el mundo no va a cambiar, es que ni siquiera me interesa modificarlo. Seguro habrá gente que cree que yo apoyo a Chávez, al Ché Guevara, a los Castro de Cuba… pero qué insultante sería que por ese error me regalasen una camiseta estampada con esos criminales… y nada de lo que he dicho significa que yo esté de acuerdo con todo lo que hace la Derecha, que sea un seguidor de los Republicanos y que me crea superior…

Y hablando de música, el hecho de que escuche Heavy Metal, Rock, etc. Eso no implica que la ropa que uso tiene relación con esto… es que no tengo ni una sola camiseta con un estampado de banda musical alguna o de ningún músico… yo no me imagino usando una camisa de Bob Marley ni por el putas…. Yo uso botas y chaquetas porque me gusta, no porque escuche Rock y Metal… el pelo largo lo llevo así, porque es como me gusta…. No soy de los que se sienta a hablar de bandas de rock, de la historia del Rock, de la vida del tipo de AC/DC, de Deep Purple… y conozco un montón de fastidiosos que solamente piensan y hablan de eso, de música… y son radicales y se ven a sí mismos como los mejores, superiores a los demás, dizque porque escuchan Metal… y no otros géneros… bla, bla, blá…



Y hay otro tipo de personas con las que tampoco encajo ni me caen bien del todo… me refiero a los intelectuales de mierda, los que tienen que mostrar que leen mucho, que son meros filósofos, se la pasan debatiendo… presumiendo, más bien…

Que son escritores, que son devoradores de libros, y en ello no hay nada malo, mi problema con ellos es que necesitan que los demás sepan lo que hacen y lo que no hacen; esa urgencia por destacarse como personas superiores, diferentes… sin igual.. Pertenecientes a una especie de élite.. a una exclusividad que nadie más ha alcanzado…

Pues yo he escrito, aún escribo, tengo varios libros, ya terminados y otros en proceso, pero no hablo de ello a toda hora, no es mi tema de conversación con la gente que conozco ni con los amigos… ya los libros fueron escritos, no me voy a pasar toda la vida hablando de ellos, están en el pasado… soy escritor, bien, pero soy algo más… cada persona que vea y le hable no tiene que saberlo… es mi vida privada, cosas personales… prefiero mantener un bajo perfil en cada una de las situaciones y de mis preferencias… dentro de lo posible..

De pronto mantener un bajo perfil, es difícil para los demás, no sé… no me importa que la gente no sepa nada de mí, nada en concreto, mi ego, mi vanidad no me dicen que debo hablar o actuar de tal manera para que los demás sepan que soy inteligente, que escucho, supuestamente, la mejor música, que he leído a los mejores escritores de la historia… no me trasnocha esa idea, esa falencia de querer mostrar el montón de cosas que sé, qué estudio, qué soy….

Para resumir, puedo decir que soy todo y a la vez no soy nada… estoy en el medio del mundo… observando, viviendo, existiendo con maneras de ser, con comportamientos, gustos y con preferencias que se contradicen entre sí.. pero que se viven temporalmente… porque soy lo que se me da la gana y dejo de serlo cuando se me antoje… un día soy intelectual, a la media hora soy lo más frívolo posible… en un momento me molesta ver un tipo que le pega a un animal y en otro momento soy indiferente ante las corridas de toros o los mataderos para esos deliciosos marranos y ganado que con tanto gusto me devoro…


Soy inconsistente incluso con una de mis adicciones favoritas, el alcohol; soy de las personas que a pesar de gusatarme mucho beber licor no lo consumo a diario, bebo, máximo tres días a la semana, no pierdo la cabeza, la coherencia, la decencia, el control de mi vida, también me gusta la sobriedad; en gran medida me caen mal la clase de viciosos que consumen de modo descontrolado, sin límites, los que se hunden, que se entregan de lleno al consumo y terminan vueltos mierda, esos personajes débiles que, por su abuso de sustancias, se convierten en un problema, en unos imbéciles, en buenos para nada, en ínutiles y por ende hacen quedar muy mal al licor y a los alucinógenos, a las sustancias psicoactivas… si consumieran con moderación, los bebedores y los drogadictos no se verían tan negativamente en la sociedad.
Detesto esa clase de consumidor, el que pierde su trabajo, que solamente quiere vivir drogado y borracho... y me agrada el que consume y aún así es responsable, estudia, trabaja, funciona y es útil para sí mismo y la sociedad... no es un puto decadente.


 Así que, apoyo y al mismo tiempo no apoyo las drogas y el alcohol, los animalistas, los artistas, los intelectuales, los de Izquierda, los de Derecha… la religión, la no religión…. 

Y dentro de una semana o el próximo mes estaré  mirando otras ideas, otro punto de vista y comprendiendo que yo también puedo aunque sea de manera temporal comportantome como otra persona y luego hartarme.... y volver a la nada.






¿Dios nos protege o es tan solo una apariencia motivada por nuestra fe?




Supongamos, hipotéticamente, si yo, tú contratas  a un guardaespaldas, a un vigilante, etc. Para que realice una labor de protección, de impedir que se roben algo, que se cometa una infracción a la ley, pero si el vigilante, guardaespaldas, particular o ser superior a quien se le ha encargado esta tarea, falla, ¿qué debemos hacer, qué pensaríamos, cuáles serían las consecuencias de tal falta, del incumplimiento de la tarea designada?... ¿Despedir al guardaespaldas porque permitió, que lastimaran a su cliente, amonestarlo porque no pudo impedir el crimen, el robo, el asesinato?... eso se consideraría lo más lógico, ¿no creen?

Por lo general es lo que se haría, pero esto no ocurre en el caso de un dios al cual una madre, un hijo, cualquiera, ha consagrado una tarea, una petición. La madre, por ejemplo, le pidió a dios que protegiera a su hijo, confía en que dios si lo cuide y no le pase nada malo; hasta ahí, normal, cosas de la gente, cosas de la fe, pero la cuestión es que cuando todo lo malo sucede, cuando lo roban, lo apuñalan, la violan, la secuestran, etc. ¿Por qué no dejan de creer, por qué no abandonan su fe, su confianza en ese dios que, aparentemente, les ha fallado?

Y buscan para el mal ocurrido cualesquier excusa, se resignan, pero no decae su nivel de fe;  se inventan que lo que pase siempre es la voluntad de dios y no se puede criticar, lo malo que han vivido tendrá sus motivos, sus razones y no se permite  criticar los sabios designios de un dios que es superior a ti…

¿Se puede culpar a un dios por no proteger a nuestros seres queridos o simplemente, la culpa es de la persona que absurdamente cree que en realidad hay un ser superior que lo protege a él o a los demás, a quien él o ella se lo pide y de verdad lo hace?
Verdad o no, las estadísticas sobre la violencia y la injusticia en general, parecen demostrar que nada ni nadie nos salva de la voluntad humana, de aquellos que cometen delitos a diestra y siniestra. 
¿Y cómo decide un dios a quién librar del mal y a quién no? ¿Bajo qué parámetros, con qué condiciones dios impedirá que los ladrones te roben, que nada negativo te pase? ¿Y por qué razón una persona X si le matan, si raptan a su hijo, acaso no pidió igual a dios que cuidara de sus seres amados?... Es extraño y contradictorio también, yo he visto, leído, sabido que los delincuentes salen ilesos la mayoría de las veces, pero no sus víctimas... ¿cómo voy a no dudar, a poner las cosas en tela de juicio?
 
La voluntad humana, el llamado libre albedrio no puede contradecirse con las intervenciones divinas....