martes, 13 de diciembre de 2011

El amor nunca muere, nunca se acaba, las segundas oportunidades





El reencuentro
El bus siempre va más lento cuando afán de llegar a algún lado tienes… preocupado, pensando en las deudas, observando la ciudad desde la ventanilla de un bus o mirando las manecillas del reloj. Otro semáforo nos atrasa más. La luz roja obliga al conductor del bus a detenerse.
Cafetería, zona de restaurantes y comidas rápidas; gente a gusto, con la nalgas en el asiento, con la presa de pollo apanado en la mano, dedos grasosos, bebiendo gaseosa… tinto más cigarrillo… un señor gordo se desabrocha el pantalón para seguir embutiéndose el resto de la caja de pizza.
¡Qué semáforo tan demorado!... ¿Quién es esa belleza?-se interroga el pasajero del bus que observa desde la ventanilla: yo ese culo lo conozco…. Seguro que sí….
El hombre empieza a rogar para que la belleza se dé la vuelta y le muestre el rostro… ¡Voltéate, vamos!
Media vuelta se da la rubia, ¡Los sabía, ese culo era el de Claudia!
Le importa un culo lo que los demás pasajeros piensen de él, entonces grita su nombre: ¡Claudia, Claudia!
Ella mira de un lado a otro, busca de dónde proviene la voz hasta que las miradas se encuentran y ella se sonríe, lo saluda, agita las manos, le muestra alegría de verlo. A pesar de los años ella lo ha reconocido, pero... ¡Maldita sea, el bus arranca!
Con resignación se despiden mientras el bus le distancia de la rubia de sus sueños.

¡Pero ni por el putas voy a dejar que esto pase así!-se dice para sí.
Se pone de pie, pide permiso para que le permitan avanzar hacia la salida:
Que alguien presione el timbre, por favor, permiso, disculpe que la pise señorita.
Logra llegar a la parte trasera del atareado bus, el timbre suena y el conductor busca sitio en la carretera para detenerse, pero hay muchos autos de por medio que a cada segundo alejan más al hombre de la zona de comidas donde vio nuevamente al amor de adolescencia.
Por fin el bus se detiene y el conductor abre la puerta trasera, el hombre desciende con apuro, no le da importancia al hecho de que va llegar tarde al trabajo ni que tendrá que pagar otro pasaje de bus para ir a la empresa.
El hombre esquiva transeúntes, huecos, hidrantes, corre lo que más puede sin estrellarse con nadie, cruza las avenidas, se mete en medio de los automóviles, salta sobre un perro callejero para no pisarle la cola, salta sobre un indigente que duerme en la acera…. Se tropieza y le derrama el helado a un niño, recibe insultos, pero a este hombre enamorado nada lo va a detener…. Tengo que llegar antes de que Claudia se vaya de ese sitio.
Y corrió y corrió… lo he logrado, Claudia aún está ahí, en la acera, con bolsas de un restaurante de comida China en las manos; tal vez recordándome.

El hombre toma aire para hablar, ¡Hola, Claudia!-le dice antes de abrazarla y besarla en las mejillas.
Hola, Germán, ¿qué haces aquí? ¿No me digas que te bajaste del bus?
-Pues resulta que sí, precisamente eso.
-Estás loco, como siempre, usted sino cambia.
-Quería saludarte de la mejor manera, darte un gran abrazo, escuchar tu voz, mirarte a los ojos…
 No iba a permitir que reencontrarnos fuese una simple casualidad, más bien lo entendí como una cosa del destino. Y cuéntame, ¿qué más de tu vida? ¿Me has pensado?
-Sí, por supuesto, Germán.
-Estoy súper feliz de volverte a ver. Me gustaría que siguiéramos en contacto, no volver a separarnos, recordar los viejos tiempos, salir a caminar, conversar, tomar unas copas de Vino, comer en un restaurante elegante y muchas cosas más. ¿Me darías el número de tu teléfono nuevo?
Yo creo que el destino nos está brindando una nueva oportunidad a los dos...

-¡Quién es este tipo!-Pregunta mientras un puño directo a al rostro golpea al hombre, luego una patada en las costillas lo pone de rodillas y un golpe certero en la espalda imposibilita a Germán.
- ¡Quién eres! ¡Responde, hijo de puta!
- ¡Cálmate, cariño, es sólo un amigo, no te pongas celoso!
De rodillas, intentando respirar con normalidad, con la nariz sangrando  el hombre pregunta: ¿Quién putas es este tipo, qué le pasa, por qué me golpea?
-Germán, lo que sucede es que él es mi señor esposo. Tengo cuatro años de casada.
- Ah, ya veo cómo es la situación, y ahora creo que no debí dejarme llevar por las emociones y bajarme del puto bus…

martes, 6 de diciembre de 2011

Listado de cosas que no deberías realizar en diciembre






"Cosas que no debes de hacer en diciembre"

1.      Endeudarte con tal de satisfacer tus caprichos, las exigencias sociales de la época, por causar envidia a tus amigos, familiares o vecinos; no te endeudes por mantener las apariencias, no caigas en el error de darle regalos a un hijo que tal vez no se lo merece, pero te da tristeza que no reciba nada mientras los hijos de los demás sí.
2.      No te comportes como si no hubiera más meses por delante, no te excedas en gastos en licor, bolas de cristal, adornos, arboles de navidad, fiestas que las pagas tú, en sexo sin protección, en parrandas de tres días. Recuerda que seguro habrá un mañana, un nuevo año y es mejor no tener nada que lamentar.
3.   No deberías desperdiciar tu dinero en cosas como pólvora, papeletas explosivas, fuegos artificiales, en vez de eso, compra alimento, ropa, zapatos, compra cosas que duren más de un mes, un año, etc. Ojalá que no seas tú el que gaste dinero en pirotecnia, deja que otro lo haga.
4.      Debes permanecer lejos de bebedores inestables, con tendencias a la violencia, bebedores que porten armas, que tenga mal temperamento. Aléjate de la gente que usa pólvora, tal vez ellos no se quemen, pero una de esas explosiones puede quemarte. Emborráchate pero no conduzcas, paga un taxi o camina, aléjate de las ollas hirviendo.
5.      Nunca pero jamás deberías dejarte influenciar, manipular por las supuestas fechas especiales de diciembre. No te preocupes por no encender velitas, no es una obligación ir a fiestas o celebrar los días 7, 8, 15, 24, 31 de diciembre; no es un requisito indispensable vestirse con ropa bonita o nueva en esos días del mes. E incluso, casi nada de lo que modifica la gente su vida en diciembre es esencial.
6.      No ilumines ni adornes tu hogar, fachada, calle, acera o avenida. Esto genera más gastos, en Enero verás los resultados de tu insensatez.
7.      No te pongas a pedir perdón, a repartir disculpas, deseos de prosperidad ni amabilidad exagerada, no confíes en las reconciliaciones de este mes.
8.      No llames a la gente que ha estado lejos, distantes de ti. Evita sensiblerías estúpidas.
9.Y por último, no organices protestas ni reuniones, marchas por la paz; no le pidas a la guerrilla que libere los secuestrados o que abandone las armas.

jueves, 10 de noviembre de 2011

No dejes que nada detenga tus sueños

 
No dejes que nada detenga tus sueños. Mata al vigilante y roba el banco.
No dejes que nada detenga tus sueños. Róbale la boleta al de la fila y entra gratis al mejor concierto de tu vida .
No dejes que nada detenga tus sueños, duerme a sus padres con drogas y entra en la habitación de la hija a manosearla y mucho más.
No dejes que nada detenga tus sueños, pégate un disparo y tal vez te encuentres con Jésus Cristo después. 
No dejes que nada detenga tus sueños, estudia química, física, electrónica y construye una bomba para que queden destrozados los cuerpos de las personas que odias. O si vives en un país donde puedas comprar fácilmente un arma de alto calibre y automática, cómprala, añade mucha munición a tu compra y aprieta el gatillo a las personas de tu predilección. 
No dejes que nada detenga tus sueños de fama, de salir en televisión; asesina a una figura pública, a un miembro de la política, del cine, de la televisión, de la música.
  No dejes que nada impida tus sueños. Estudia mucho, trabaja mucho, edúcate más y consigue un trabajo o un talento que te dé suficiente dinero para que las mujeres hermosas te presten atención y se acuesten contigo sin importar lo feo que seas. Con el dinero lo conseguirás. Hazte millonario.
 

lunes, 31 de octubre de 2011

La amistad sincera o desinteresada no existe . (Enanitos Verdes "Amigos")



(La canción "amigos" de Enanitos Verdes es una gran mentira, no te la creas, despierta del ensueño)

Sin excepción, la gente, yo, usted, somos insoportables, pero cuando hay una pequeña posibilidad de servir, el asco, el desprecio y el desinterés por la otra persona, cambia, llega hasta a convertirse en eso que suelen llamar amistad. Donde se vea una ventaja, una utilidad, ahí habrá una relación, una comunicación, un contacto con ese asqueroso individuo del cual sacamos algún tipo de beneficio. De lo contrario, al no ver un provecho, entonces no se realizará la relación, no valdrá el esfuerzo de hablar, de dirigirle la palabra a nadie.
Si antes hubo una relación-beneficio, pero la utilidad se ha muerto, desde luego que se perderán las razones, motivos y deseos de llevar a cabo el acercamiento con ese otro detestable que ya no es productivo para nuestra vida. El utilitarismo se enmascara con amistad, noviazgos, relación trabajador-jefe, madre-hijo, hijo-padre, vendedor-comprador, etc. Cada una de las interacciones con la gente dependen del beneficio que conceden directa o indirectamente, a voluntad o inconscientemente.
No existe relación, interacción que se ejecute por desinterés. Nadie es totalmente soportable ni detestable, pero ese detalle positivo se debe a la utilidad. Lo asqueroso lo dejamos pasar, lo toleramos, le restamos importancia porque algo favorable se puede conseguir del ser humano con el que establecemos una acción. 

sábado, 22 de octubre de 2011

El sentido de la vida, ¿para qué venimos al mundo? La esperanza es lo último que se pierde.


A veces me aburre escuchar siempre las mismas respuestas y frases trilladas.
  A los que las dicen como si de la gran filosofía de vida se tratara y lo hacen para no caer en depresión, les dedico esto:

La energía positiva está en el enchufe, todo es accidental, casualidad, nada tiene un propósito establecido, usted no es especial ni irrepetible, es uno más del montón; no viniste al mundo para hacer algo grande ni trascendental, las cosas ocurren por azar, pero luego la gente se inventa un montón de razones y sentidos estúpidos, por ejemplo: los errores están para "para crecer y madurar", dicen que "caerse es para levantarse", "si no se te dan las cosas, era porque no te convenían", "querer es poder",  "llegaste a mi vida porque ese era el destino, "nacimos para amarnos, para tener hijos", "el tiempo cura las heridas", "la esperanza es lo último que se pierde", "somos almas gemelas"   "... etc. etc, y más mierdas de ese tipo.

viernes, 14 de octubre de 2011

¿Qué es lo que mueve al mundo, lo malo, lo bueno? La negación de la negación.

¿Qué mueve al mundo, el amor, la compasión, el odio, la buena voluntad, los buenos deseos?... Nada de eso, al mundo lo mueve las faltas, las acciones que buscan "la negación de una negación", de las necesidades, del hambre, en definitiva, lo negativo y no lo positivo.
si le quitas a la humanidad sus aspectos negativos, éste dejaría de funcionar, las cosas perderían sentido práctico; elimina el hambre, la guerra, el crimen, la deshonestidad, la tristeza, las depresiones, el dolor, las enfermedades, las heridas, los accidentes de tránsito, los aviones que se estrellan, los objetos que se dañan, que se rompen, que se averían,  etc. Y entonces, comenzarán los problemas, el caos absoluto, la pérdida absoluta del orden que rige al mundo.
La manera en que es el mundo, es la forma correcta y necesaria, si modificas algo del mundo, empeorarían las cosas de modos inimaginables.
Piensa por qué y verás las razones adecuadas para no desear ni anhelar una vida, un mundo diferente.


Sin muerte no existirían las funerarias, sin el hambre, cientos de personas no tendrían empleo: no campesinos, no agricultores, no vendedores, ni plazas de mercado, ni restaurantes y por ende, ninguna empleada que barra y asee el local que no existe porque no hay hambre; ni un camión con su conductor que transporte los alimentos… ¿y entonces para qué los frutos de la siembra, en los árboles?
Cada una de las desgracias se necesita, pues “una falta es para saciarse, para negarse”. Te fracturas una pierna, para eso alguien inventó las muletas, el yeso, la persona que toma la radiografía, etc. Si pierdes un miembro, ahí le das utilidad al que creó las prótesis.
El mundo perfecto, los paraísos tan anhelados, lo único que traerían es ponernos a vivir en un mundo de hastiante quietud. ¿Si las faltas se suprimen, entonces qué haríamos?
Si se acaban las enfermedades, ¿qué pasa con la medicina? ¿Si se acaba la sed o el cansancio, qué hacemos con el agua, con las naranjas o las camas donde descansamos? ¿Y qué pasa con los carpinteros, con los árboles y sus frutos, el agua de los manantiales?
Si hay licor, también enfermedades que un médico intenta sanar, los accidentes de tránsito ocurren, a veces gracias al licor, y esto genera muerte, en dinero para la funeraria, utilidad a las clínicas; un automóvil estrellado es dinero para las personas que reparan los daños, para el que pinta el carro.
Antes de atacar algo, primero debemos mirar la productividad que una necesidad-falta producen.
Sin el hambre, ¿quién trabajaría? Saciar el hambre nos lleva a movernos para negarla, para disimular el hambre. Recuerda que “el hambre no se sacia sino hasta la muerte”.
La paz, un mundo perfecto, sin crimen, sin violencia, sin desigualdad, etc. No conviene, aparte de que la imposibilidad de que este tipo de mundo se concrete en la realidad, en lo práctico—tangible. ¿Por qué?—dirán los positivos, los ilusos, las mentes pequeñas.
En un mundo donde la gente no cometiera delitos, los cerrajeros no tendrían empleo, no se construirían puertas de seguridad, llaves, candados, cerraduras, cámaras de monitoreo, no habría porqué emplear vigilantes en los centros comerciales, ni en los apartamentos con unidades cerradas, ni vigilantes en ningún lugar. Desempleo por donde se le mire.
Si de repente se acaba el crimen, la violencia, el incumplimiento de las leyes, se acabaría la razón de ser de los policías, los militares, los constructores y vendedores de armas, tanques, helicópteros, aviones, uniformes, botas, y todo cuanto se manufactura para el cumplimiento de la ley.
Si se acaban el cáncer, el SIDA, o las demás enfermedades, ¿para qué estudiar medicina?
Un mundo sin enfermedades, es un problema inmenso, más problemas, que beneficios. No hay empleo para los médicos, no se venden medicamentos, pierden valor y sentido las máquinas de rayos X, los Scanner, las jeringas, las agujas, las enfermeras, la anatomía, la ciencia, los laboratorios… en fin, imagina el desastre.  Así que, los paraísos en el que los creyentes desean vivir, yo lo desprecio. Casi todos los males se justifican, se dan como indispensables, si un mal proyecta un bien directo o colateral, los delitos se excusan a futuro. Un daño provocado, motiva un arreglo o persona-útil que modifique el daño.
Las fuerzas negativas mueven más al mundo, más de lo que se permiten aceptar los positivos.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Carta a mis padres, El árbol de la vida (2011)



¿Pensaste en el dolor que te causaría perderme, luego de haberme dado la vida, verme crecer, tomarme afecto y luego sufrir la muerte de ese hijo que decidiste crear?
¿Y cuando la muerte llegue, cómo quedarás tú, madre, padre?
Lleno de objetos, de vivencias, cada detalle de la infancia, de la juventud, cientos de recuerdos para que sufras la pérdida, la ausencia de ese ser humano que tuviste siempre a tu lado, al que le diste y con el cual compartiste el día a día durante más de diez, veinte, treinta, o más años… y de golpe, de improviso se ha ido, se ha marchado de tu vida, esa existencia tuya que pierde sentido y valor sin el hijo que añoraste al mundo traer.
Todavía no soy padre ni madre, pero supongo, que le brindé felicidad, forma, cohesión a tu existir. Sé que disfrutaste cada pequeño detalle conmigo, cuando aún era un bebé; los balbuceos, bañarme, vestirme, educarme, darme de comer, cocinar, alimentar a tu hijo, los abrazos, los primeros pasos, las preguntas inocentes, las ocurrencias de niño, y todo lo demás que hay entre dos personas que pasan más de quince años juntas.
¿Y ahora qué? ... ¿No te preguntas luego de enterrarme?
Volver a casa, a un hogar que deja de parecer un hogar sin la persona que hacía parte de él.
Ya no me verás en la habitación cuando te asomes, al abrir la puerta, ya no me verás llegar a casa, nunca más escucharás la voz de tu hijo, nunca jamás todas las cosas a las que estabas acostumbrada y que te daban estabilidad, alegría.
Padre, Madre, aunque quisieras, no puedes olvidar, abandonar, suprimir el pasado que experimentamos. así que, inevitablemente, te sentarás a llorar, dormirás mal, la rabia y la confusión te invadirán, pero nada podrás hacer para remediar, para esconder el dolor que te has causado cuando elegiste amar.

 Vuelvo a interrogarte, ¿pensaste en el dolor que te causaría encariñarte, fundamentar tu vida en la paternidad? ¿Valieron la pena los momentos felices que mi vida te dio y ahora atravesar el dolor de verme muerto?

jueves, 8 de septiembre de 2011

Las 7 etapas del duelo



Las 7 etapas del duelo
(Noviazgo terminado, versión femenina)

1. Negación. Increíble, pero cierto, me cambiaron por una maldita frentona,  fea, bruta, perra.

2. Desorganización. Qué pereza todo, levantarme, hacer aseo, lavar, cocinar,  no me voy a afeitar la entrepierna en meses ni las piernas, no quiero nada.

3. Enojo. Malparidos, ojalá se engorden, ojalá les dé una venérea, que no se le ponga erecto, que a ella no se le humedezca y no la puedan penetrar….

4. Culpa. Es que soy fea, eso me pasa por no dejarme dar por el culo, por no chupársela, por no dejar que me eyaculara en las tetas ni en la cara.

5. Soledad. No quiero hablar con nadie nunca más, odio a los hombres, odio a las mujeres, me voy a volver gay o lesbiana.

6. Alivio. Se murieron este par de hijos de putas en un accidente, qué bien, vamos a festejar.

7. Restablecimiento. Ya pasó el dolor, ahora es tiempo de repartir pene, culo, tetas, besos, lengua para todo el que se atraviese.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Poema dedicado a tus enemigos, a la gente que te cae mal


Verte a ti

Verte a ti me provoca haber trabajo el mes pasado y un revólver haber comprado,
Verte a ti, es tan fastidioso como una cagada atrancada y no encontrar un baño ni
poder ir pronto a casa y liberarme,
Verte a ti me ayuda a odiarte cada vez más, y no dejarlo pasar,
Cada que te veo me dan ganas de un trago con veneno convidarte, o saludarte con un abrazo y por la espalda y apuñalarte.


sábado, 3 de septiembre de 2011

Ensayo: El juicio contra Jesuscristo


Capítulo Primero.

Aunque fuera de cualquier lógica, tras abrirse las altas puertas de La Corte Suprema, el Juez y el Jurado vieron frente a frente al famoso Jesucristo, junto a él su abogado. Pero ninguno vio al Jesús físicamente esperado. ¿Cuál cabellera larga, cuáles ojos azules o verdes, cuál tez blanca?
En cierto modo, los presentes se decepcionaron por no ver la imagen divina, iluminada, que siempre les han vendido los pintores.
La persona que miraron sorprendidos, ni siquiera cumplía con sus estándares de belleza.
Seguramente eso agradó a la parte acusatoria.

La asistente del Fiscal aguardó a que el Juez hablara:
-- En el caso número... (Impreciso) ¿Cómo se declara el acusado?
-- No culpable de todos los cargos, su Señoría.
La Asistente tomó la palabra y reiteró los cargos en contra de Jesucristo.
Primer cargo: Falsa identidad. Él tipo se cree dios hecho carne. A lo cual El Jurado rió.
Segundo Cargo: cómplice de homicidio.
Tercer cargo: Autor intelectual de todos los crímenes de La Humanidad.
Cuarto cargo: falso testimonio.
Quinto cargo: culpable por omisión.
Sexto cargo: Complacerse al ver la humanidad destrozada.
Séptimo cargo: responsable de pertenecer a una pandilla autodenominada “Los doce apóstoles”.
Octavo cargo: indiferencia depravada.

-- ¿Qué pide La Fiscalía?
-- Que el acusado permanezca en La Correccional de “Sing, Sing”. Y que un guardia esté pendiente del acusado las veinticuatro horas del día; el acusado tiene fama, entre los suyos, de hacer milagros.
-- Su señoría. La petición es exagerada, mi cliente tiene buenos nexos con La Comunidad, es famoso, ¿adónde podría escapar?
-- La Fiscalía opina que si el acusado se corta el cabello y se afeita, nadie lo reconocería, además le sobran seguidores que serían capaces de ocultarlo en sus casas, o un fanático, podría llegar al extremo de azotarlo y crucificarlo en un supuesto bien para los pecados de la humanidad, así que, es mejor que permanezca por su propia seguridad, encerrado.
-- ¿Fianza?—rogó el abogado defensor.
-- No, abogado—dijo el Juez. Conozco muy bien lo acaudalada que es su Empresa.
-- ¿Se refiere a las limosnas y a los bienes del Vaticano, su señoría?
-- Por supuesto. ¡Siguiente!

Semanas después, Primer día del Juicio.

El Fiscal comienza a presentar los hechos. La primera víctima sube al Estrado:
Jura decir la verdad y sólo la verdad…
-- Me niego rotundamente a tocar esa Biblia o a jurar en nombre de un Dios que voy a atacar.
-- De acuerdo, pero recuerde que si miente la condenarían por perjurio.
Cuéntenos, señora, ¿por qué considera que el acusado, es responsable de su violación?
-- Jesús, es por lo menos, cómplice del violador porque se dice misericordioso y todopoderoso, pero cuando le pedí a gritos y con lágrimas en el rostro, él, Jesús, no me ayudó, dijo la mujer, señalándolo enfurecida con el índice.
El fiscal dijo --¿El acusado estaba presente cuando fue violada?
-- No específicamente, pero mi familia me enseñó toda la vida que él está en todas partes y que nos ama y cuida.
-- Objeción, dijo la defensa. La testigo se basa en rumores.
-- ¿Cuáles rumores, su Señoría?
Acá tengo un Libro que corrobora lo que la testigo afirma. La Fiscalía presenta la evidencia número uno… en ese momento le mostró al Jurado una Biblia.
-- Denegada, dijo el Juez. La testigo puede continuar con su testimonio.
El Fiscal le pidió a la testigo que le describiera cómo ocurrieron los hechos del 2 de junio de 1.993.

La víctima toma fuerzas para recordar los traumáticos sucesos.

Era de noche, alrededor de las nueve, temprano para algunos y tarde para los que al día siguiente madrugan a laborar.
-- ¿Y para usted qué hora era? –Preguntó el Fiscal.
-- También tarde. Yo trabajo para darles de comer a mis dos hijos.
-- ¿De qué edades?
-- Seis y nueve años.
-- ¿Eso significa que cuando antes de que la violaran era lo que comúnmente llaman “Virgen”?
-- No, pero eso tampoco le quita lo desagradable a La Violación de la cual fui objeto.
-- ¿Pudo hacer justicia?
-- No, presenté la denuncia, pero no hallaron al responsable.
-- ¿Puede continuar hablando de aquel día?
-- Preferiría no hablar de ello. Es muy doloroso para mí.
-- De eso se trata señora. De mostrarle al mundo el dolor por el que usted pasó a pesar de existir un ser que dice Amarla. ¿Cree que en verdad Jesucristo la ama?
-- No. ¿Qué hay de bueno en lo que me sucedió? ¿Qué excusa al acusado por no intervenir?
-- ¿Cree en el Libre Albedrío, señora?
-- Por supuesto que creo en la libertad humana.
-- ¿Entonces por qué acusa al acusado?
-- porque una de sus creaciones me violó y si como se supone, él conoce el futuro, lo que va a ocurrir, ¿Cómo se queda tranquilo en silencio? ¿Cómo no actúa?
-- Ese es el libre albedrío del violador, ¿no le parece?
-- Sí, pero lo que llaman libre albedrío es tan sólo un arma para su justificar la omisión. De Jesús. ¿Para qué dice que nos protege, que nos desea el bien, si por el libre albedrío, no impide las atrocidades?
Con Jesucristo o sin él, estamos a la deriva de la locura humana.
Gracias. No más preguntas, su Señoría.
Que pase el segundo testigo.
En ese momento, uno de los policías traía del brazo a un niño de siete años, que de sólo verle conmueve. El Fiscal había elegido a este niño blanco, de cabello rubio, ojos claros, porque es conocedor de que una persona bonita es vista con mejores ojos por el jurado. De haber traído un niño africano, de nariz gruesa, bocón, generalmente feo, el Jurado se identificaría menos con el feo, que con el niño lindo. Es más fácil no prestarle atención a una víctima negra, que a un niño que desde lejos inspira ternura.

El bello niño subió al Estrado con la ayuda del policía. El Fiscal lo interrogó:
-- ¿Reconoces al Señor que está ahí?
-- No, no creo que sepa quién es.
-- ¿Dónde te ha parecido verlo?
-- En casa de mi abuela hay una pintura de un señor nada similar a él. Y en la escuela me han hablado de él como alguien rubio, de ojos claros y cabello largo, piel blanca.
Dicen que es nuestro papá, que como muestra de su Amor se sacrificó por nosotros.
¿Qué te enseñan en la escuela?
-- Lo que es El Bien y El Mal.
-- ¿Tú ya distingues entre El Bien y El Mal?
-- Sí.
Por ejemplo, ¿Qué es Malo?
--- Que alguien mate a alguien bueno.
-- ¿Qué le debería ocurrir a la gente mala?
-- Deberían ir a la cárcel.
-- ¿Conoces los diez Mandamientos?
-- Sí, señor.
-- ¿Cuál Mandamiento no cumple el que Asesina a otro?
-- No recuerdo qué número es, pero es “No matarás”.
-- Ah, ¿y tu papá que hace actualmente?
-- Está dormido.
-- ¿Qué significa eso? ¿No está trabajando para poder alimentarte?
-- No. El antes si trabajaba, pero ahora que se ha ido, no puede. El año pasado mamá y yo lo enteramos.
-- ¿Murió?
-- Sí.
-- ¿Cómo?
-- Un hombre malo le disparó.
-- ¿De quién crees que es la Culpa?
-- Del señor malo. Lo encerraron en una Institución para gente mala y loca. Eso dijo mamá.
¿Te parece justo que tu padre haya muerto así?
-- No, lo extraño mucho.
-- Nos imaginamos que es cierto, pero dime, niño ¿de que crees que es responsable el acusado?
-- De no detener al asesino, de no usar sus poderes, por ejemplo, superman vuela para salvar a la gente que corre peligro.
-- ¿Estás decepcionado?
--No sé. El señor de allá, no fue quien le disparó a mi papá. No comprendo. Jesús es bueno. Mi papá se fue a la casa de Dios. Y cuando yo muera voy a reencontrarme con mi papá en El Cielo.
-- ¿Quién te dijo todas esas mentiras?
-- ¿Cuáles mentiras? Mi abuela no es una mentirosa. Ella me contó qué pasa con la gente que se muere creyendo en Jesucristo.
-- ¿Te gustaría a ver a tu padre ya?
-- Sí.
¿Es decir que deseas morir para poder verlo?
-- Creo que sí, porque mi abuela dice que en El Cielo todos los seremos felices y nada nos faltará.
-- ¿Es mejor El Cielo que acá en la Tierra?
-- A mi me da la impresión de que sí. Uno acá aguanta hambre, los amigos se mueren, la gente inocente se muere. Hay señores malos que lastiman a los niños, etc.
-- ¿Por qué no ocurre acá lo mismo que en El Cielo?
-- No sé, pero sería mejor que todo fuera perfecto como antes cuando papá estaba vivo.
¿Piensas que a la gente mala se merece que le pasen cosas malas?
-- A mi me castigan cuando hago algo que no está bien. Entonces, tal vez es justo.
-- ¿Tú has sido malo?
-- Creo que no mucho. Me comí unos dulces que no debía, pero…
¿Mereces que tu padre haya muerto y los de tus amiguitos, no?
-- No soy tan malo, solamente que no siempre le obedezco a mamá.
¿En qué no le obedeces a tu madre?
-- No me cepillo después de comer, a veces se me olvida tender la cama. Cosas así.
¿Te castigan?
-- Si, me mandan temprano a la cama, no me dejan salir a jugar con los amigos de la escuela, etc.
¿Pero nunca tu madre amenazó con a alejarte de tu padre?
-- No.
¿Tu abuela que tanto confía en Jesucristo, te dijo alguna vez que tu papá se había ido porque Jesús lo necesitaba en El Cielo?
-- Creo que sí, me dijo eso para consolarme, pero yo necesito a mi papi aquí. ¿Qué hice yo para molestar a Jesús, por qué me castiga?
-- No lo sé, niño. Gracias. No más preguntas.

2
El acusado sube al estrado

—Primero que todo, soy inocente, me acusan por cosas que suponen dije yo, los que escribieron ese libro, no sé que droga se tomaban, pero así no pasaron las cosas. La gente que supuestamente reviví, no estaba muerta, era catalepsia; los milagros que en el libro mencionan, fueron trucos, ilusionismo.
Mientras estuve en la celda, antes de iniciar el juicio pedí que me trajeran La Biblia, la leí y quedé sorprendido de la imaginación tan grande de los tipos que me seguían.
Además, eran débiles, dependientes, sin rumbo, en busca de un ídolo, alguien a quien seguir.
El más inteligente fue judas, por eso le di el papel principal en la obra que me haría famoso.
Hasta las últimas consecuencias, hasta los azotes, la crucifixión. Sin la traición que planeamos Judas y yo, no hubiese sucedido el resto. Nadie me recordaría o me verían con un charlatán, como a alguien que se tomó más o menos en serio su papel de Mesías, pero que no estaba dispuesto a morir por su fama eterna.  Pilatos casi echa los planes a perder, se negaba a condenarme…

Continuará…

Proyecto temporalmente abandonado.

La inocencia de los niños y algo más (chistes)

1
Un niño va a visitar a la abuela al hospital, le pregunta: ¿Abuela, qué regalo quiere para el 25 de diciembre?
Ella dice, la eutanasia.
-¿Y eso es muy costoso?
-No, simplemente desconecte las máquinas y me adelanta el regalo, por favor...
- Bueno, abuelita... y la mató.
2
Mi horóscopo diario: sal, hoy vas a conocer a alguien muy especial.

- Si, claro, La misma que me va pegar una Gonorrea.
3
Despertamos juntos a la mañana siguiente, después del sexo se puso de nuevo la tanga, cuando se levantó a bañarse, le robé la tanga y le preparé un requesón para el desayuno.
4
Si un amigo o amiga se te acerca con la mirada tierna, diciendo que tiene un nudo en la garganta y te toma de la mano, dile que tome agua y huye.
5
La homosexualidad no es desagradable, lo malo es que lo hombres no tengan vagina.
6
A punto de tocarla, de repente se me acabó el licor y ella no tuvo más razones para permanecer a mi lado. Cuando se acabó la excusa que nos unia, ella huyó, se despidió con apuro, mi encanto se evaporó y la mujer que antes me sonreía le mostraría las muelas al próximo que le comprara una botella.

viernes, 26 de agosto de 2011

¿Las apariencias engañan? ¿Nada es lo que parece?... los errores de pensar así




Las Máscaras

La vida es temporal, por ende, las cosas y las personas son efectivamente eso que parecen. Cada día cambiamos de máscara, de apariencia.
No es ningún delito.
Nunca sé con cuál apariencia te encontraré mañana ni con cuál me levantaré yo mismo.
Cada máscara que llevamos está unida a alguien en particular, para destruir la máscara es preciso romper los hilos, la relación que la sostiene firme sobre nuestro rostro. Para cada persona, el otro se pone una máscara diferente, el otro la diseña según sus anhelos e intenciones, su meta.
La máscara cambia según lo que se planea o se espera de los demás.
Creo que no hay mucha diferencia entre una verdad y una mentira que se mantiene viva durante años y años. Una mentira no descubierta, es una realidad en la mente de los demás.
La falsedad efímera es la que molesta y nos hiere. Es como sino importara lo que sientes, aquello que muestras a los demás es la verdad. Digamos que hay enojo, pero muestras amabilidad, eso es lo que vale, eso recibirán, como el amable te verán. La objetividad, lo exterior es la realidad. La esencia de las personas no se logra ver ni se logra conocer, pero la apariencia si es cognoscible, así que, “lo que parece es lo verdadero y no una falsedad” como piensan muchos. La manera en que las situaciones aparecen frente a tus ojos es como son, no busques otro significado. Pero toda situación se modifica con el tiempo y la verdad sufre también un cambio constante.
Ayer una forma de pensar, hoy otra de ver la vida.
Y cada manera de ser de la apariencia es verdadera, independiente de la apariencia siguiente. Asumir muchas formas de actuar, no es una contradicción, cada acto es individual, inconexo, sin relación entre esos modos de comportarse, de opinar.

Un día actúas de tal modo que decepcionas y al siguiente eres adorable. En este caso, no hay que relacionar ambas cuestiones. La decepción que provocaste es real y no se trata de reemplazarla con lo adorable que hiciste luego, ni se trata de manchar lo adorable con lo decepcionante.
Gracias a ese estilo de pensar es que no encasillo ni juzgo totalmente a la gente.
No se trata de decir: ella es mala, y no es buena, es falsa, es sincera. Eres cada apariencia.
Se vive el presente que decepciona o el presente que alegra, pero no se mezclan.  
Lo realizado en el pasado no existe ya, es irrelevante, por lo cual no se debería comparar con lo hecho en el presente. Las buenas acciones del pasado no excusan lo malo del presente, pero la mala acción de hoy o de mañana tampoco debería ensuciar las buenas obras del ayer.
Quienes unen o entrelazan actos son los que buscan contradicciones, mentiras.
Opinan que alguien es falso porque no es siempre el mismo. El error es conectar la acción del ayer con la del presente. Recuerden que el camaleón rojo ahora es el mismo que se puso verde antes.  

Cada individuo es un conjunto de apariencias (seres), pero cada manera de ser es temporal y los entes están separados de los demás entes (seres) por la nada.
Así, cada manera de ser es independiente, no se toca con las otras, no hay unión temporal porque las apariencias solo se vivencian en el presente, las apariencias del pasado son recuerdos y no realidades comprobables en el presente.  
Si no se mira al individuo como una pluralidad de apariencias, entonces surgirán las ideas de contradicción, de engaño, de decepción, de enojo ante las constantes metamorfosis del individuo.
Si el interés por alguien está basado en una apariencia y no en todas las apariencias conocidas y por conocer, hay un problema que comúnmente llaman “Idealización”.
Esto es lo que ocurre: me interesas porque tu apariencia es “delgada”, “tetona”, “gracioso”, “inteligente”, “Comprensivo”, etc. Y dejas de interesarme, pues tu apariencia o ser han cambiado.
(Recuerden que apariencia y ser es lo mismo)
Aquí se habla de apreciar, de seguir valorando el individuo con esa variedad de seres; algunos buenos y otros no tan agradables.  
¿Me querrías si vieses mis otras apariencias, si usase otra máscara además de la que te he mostrado?

miércoles, 3 de agosto de 2011

¿El que ha cuchillo mata a cuchillo muere?... no siempre




La maldad vale su precio, ésta te da reconocimiento, ejerce temor sobre los demás,  te respetan, te sigue y halagan, hablan de ti, te protegen, incluso  sales en la prensa, en la Internet, en los periódicos, tal vez en los libros de historia.
Ser perverso trae beneficios: fama, gloria, propiedades… y no digan que sólo da “cosas pasajeras”, pues, ¿qué no es pasajero?
Cuando eres malvado consigues fanáticos, poderío, control, dinero, mujeres bellas ansiosas por acostarse contigo. tus metas se realizan con más éxito.
Los asesinos ganan más reconocimiento, impactan más la cotidianidad de las personas, la destruyen; el delincuente, el ladrón, el deshonesto es quien toma las decisiones, es quien actúa en vez de resignarse con los sueños, con el pensamiento infructifero.
El malvado elige quiénes viven, qué sujeto muere, determina el día, la manera y el momento para que esto ocurra.
Ellos  actúan, los buenos meditan, analizan y no sucede nada más, pero los fuertes si logran sus proyectos, el débil, el amable, quien obedece la ley, ese lo intenta, pero pocas veces las obtiene.

Este estilo de vida ocasiona consecuencias, obviamente, pero la cuestión llamada justicia, terrenal o espiritual, la equidad, son bastantes relativas;
La frase  “el que ha cuchillo hiere, a cuchillo muere” rara vez se aplica, ¿cuántos han muerto sin deber nada, sin haber herido antes?
Apuñalados sin razón, abaleados por qué si. No por justicia, no por ley de boomerang, no por la ley de compensación, en realidad, responsabilidad de la voluntad humana.

¿Qué clase villano te interesa ser, reconocido, grande o anónimo?
Te gusta el canalla-reconocido, pues entra en la política, sé presidente e incluso te pagarán por tu  mezquindad, por tu ineficacia, por tu egoísmo disfrazado de generosidad, por tu indiferencia depravada, por embaucar a las personas como un profesional.
Si  prefieres el tipo inescrupuloso- anónimo, entonces debes cuidarte de que tus delitos no se mezclen demasiado con la ambición; cuídate de llamar mucho la atención, no te vuelvas en un objetivo, en un perseguido por la policía u otros enemigos; no te comportes de manera que seas  fácil de clasificar, de detectar como un forajido... no hables con su jerga, no uses sus manías y ademanes criminales; procura que las porquerías que cometes no te amarguen, que no le quiten tranquilidad a tu vida.

Dedicarse a eso de los asesinatos no es una tarea sencilla, pero si elegiste ese camino, pues realízalo bien, como un experto, no dejes tantas evidencias, especialízate en tu trabajo, intenta, por ejemplo, imitar a un personaje de ficción de la televisión Americana, Dexter Morgan.

¿Si nos vamos a morir, si todo es efímero, ¿ no crees que vale la pena ser un tipo despreciable, un psicópata y gracias a eso tal vez quedar en la memoria de los demás, en la Historia Universal?
Qué fantástico influir y modificar el curso monótono y aburrido del mundo, ¿no te parece?