miércoles, 26 de junio de 2013

El individualismo como necesidad y otras cosas....







Los demás son un obstáculo, no un amigo ni nada parecido, los otros son potencialmente un peligro para mitranquilidad, para mi supervivencia.

Preocuparme por los demás me quita libertad, impide que actúe con autonomía.
Es estúpido querer cambiar el mundo y sufrir por personas que en realidad no conocemos, es de locos defenderlos, protestar, intentar una revolución.

Molestarse por el espionaje de Estados Unidos a través de Internet es creerse uno muy importante o simplemente es muy tonto escribir cosas en la red que luego pueden afectarte si en realidad te espía el gobierno.


Me caen bien muy pocas personas, soy egoísta, no soy capaz de llorar por gente que no son mis amigos ni familia... eso afectaría mi salud…

Cada día tengo menos cosas en común con mis amigos, pero no lo digo como una queja, es una observación de sus gustos, sus ideales tan contrarios a mi manera de pensar.

En la vida real es patético acercarse a alguien y pedirle que sea tu amigo, pero en facebook es algo dizque normal.

Mi mejor manera de decirte feliz día del padre es decirte que no vas a ser abuelo.

Tengo planeado seguir empeorando, así que los amigos que ahora me quieren, en un mañana van a odiarme, pero es algo obvio y natural.
Yo no lloro ni me relaciono con gente que no me es útil ni manipulable y viceversa, ellos conmigo igual.
Ser amigo de quienes piensan igual o similar a ti, es facilismo, es una relación por comodidad.
El altruismo es para estúpidos.
 Yo no estoy intentando ni queriendo ser mejor persona con el pasar de los años; todo lo contrario.
Nunca he creído, luchado ni esperado que haya justicia social, pues nací maduro e inteligente.

jueves, 11 de abril de 2013

No me interesa ser papá





No me interesa saber qué se siente querer a alguien de la manera que se quiere a un hijo.

No me interesa la paternidad ni cuidar, proteger, amar a alguien más aparte de mí.

No me interesa trabajar, para él o para ella, mucho menos, cansarme, sufrir para darle lo mejor.

No me interesan los anhelos que mis padres tienen respecto a ese asunto; en abuelos no los voy a convertir yo.

No me interesa crear un hijo, pues no tengo empleo fijo, es decir, dinero estabilidad y tampoco quiero que mis padres me ayuden con eso que ha nacido.

No me interesa abrazar, mecer, proteger, educar, consentir, dar afecto, ni cambiar mi vida por otro.

No me interesa comprar ropa para bebés, ni zapatos diminutos, cunas ni nada parecido.

No me interesa que alguien me ame incondicionalmente (Ese sentimiento de incondicionalidad es falso).

No me interesa bautizar a nadie, mucho menos asistir a su hipotética primera comunión, graduación, matrimonio, etc.

No me interesa ser débil, dependiente afectivo, manipulable, sensiblero ni sufrir por otra existencia.

No me interesa ser como la gran mayoría, es decir, padres comunes y corrientes.

No me interesa recibir visitas de familiares ni de los vecinos yendo a casa a ver al bebé y verlos comportarse como idiotas frente a la criatura.

En resumidas cuentas, pediré que me hagan la vasectomía y ojala funcione... 

martes, 29 de enero de 2013

Diálogos de paz con las FARC. Eso no cambia nada.




Los diálogos de paz entre el gobierno Colombiano y la Guerrilla no significan nada para mí y eso no se debe a que el pesimismo siempre domine mis ideas. Simple y llanamente es que sé con absoluta seguridad que la paz no depende de las FARC y su presencia en el mundo. Unos años atrás el grupo guerrillero M-19 se acabó, entregó las armas, como dicen, Pablo Escobar, el narcotraficante, se murió, en las cárceles están miles de criminales, los considerados en un tiempo responsables de la Guerra en Colombia, están muertos, encerrados o en la política… y eso no ha modificado nada, la paz nunca ha llegado a Colombia.

Bien, supongamos que la guerrilla de las FARC se acaba, que los actuales diálogos de paz llegan a buen término y cesan los ataques a la población, bueno, el problema es que eso no termina con el desgraciado que te apuñala, que te dispara por quitarte el teléfono celular, el puto Blackberry, el automóvil, el dinero, etcétera.
 Los que piensan que los diálogos de paz servirán de algo, ¿Acaso se han olvidado de la delincuencia común, de la escoria humana que a todo el mundo le quieren sacar dinero, con la llamada “vacuna”?

El país se haya lleno de extorsionistas de mierda, perezosos, vagos, ladrones que a través del miedo le quitan el dinero a los demás. Supuestos vigilantes del barrio. 
Yo no me olvido del que mata a su mejor amigo por un dinero ni del esposo que mata y descuartiza al amor de su vida por celos; la madre que mata a sus hijos por falta de dinero o simplemente porque sí... a veces más peligrosos son los fanáticos al fútbol, las tales "Barras Bravas" que pelean por cualquier cosa. Por pequeñeces, por tonterías mucha gente empieza una pelea, se matan entre sí absurdamente... y eso nada tiene que ver con las FARC. 

(Ojo, cuidado, lo que escribo no implica que esté a favor ni apoyando a este grupo Guerrillero).

La paz no es responsabilidad únicamente de las FARC, pero a los ilusos les venden esa gran mentira. Lo que busco exponer es que en nadie se debe confiar, ni siquiera en los que se creen pacíficos, lo contrario a los criminales, ellos tampoco se salvan.
Los aparentemente pacíficos se miran a sí mismos como mejores personas, pero eso es falso, ya que, la violencia como solución o como un medio de desahogo frente a una carencia, a una injusticia, siempre está ahí, dentro de uno mismo, de los demás; está latente, a la espera de cualquier excusa para realizar un linchamiento, para sacar los machetes ,para atacar al violador, a el ladrón descubierto in fraganti.
De inmediato, con una facilidad asombrosa, todos se convierten en personas violentas, con o sin disculpa, eso no me importa, pues siempre habrá una justificación lógica o no, para negar la aparente paz y convivencia en la que les gusta coexistir.

Nunca seré como las personas que cometen el error de esperar que haya paz con la muerte de un presidente como Chávez y Bashar Al-Assad... o la de algún dictador, de un tal Osama Bin Laden, un Musssolini,  etc.
De los mencionados, ya se murieron casi todos y nada ha mejorado... el mundo sigue igual de podrido.
Afortunadamente yo no tengo fe, sé que el mundo no cambiará. No sueño con esas putas utopías.